La invasión rusa en Ucrania ha hecho saltar todas las alarmas sobre el suministro de gas en Europa, pues un tercio de esta energía en Europa lo proporciona el país invasor. Su dirigente, Vladimir Putin, es consciente de ello y ya ha amenazado con cerrar el grifo a los europeos. Los expertos creen que las de Putin son palabras vacías, pues la economía de su país ya se está viendo afectada por las sanciones como para encima eliminar una de sus fuentes de ingresos: el gas natural. Por otro lado, en el caso en el que Putin corte el suministro de gas a Europa, ésta reaccionaría con más sanciones empeorando así la economía del país. ¿Cómo llega esta fuente de energía de Rusia a Europa?

A través de tres gasoductos. Un gasoducto está formado por grandes tuberías que sirven para transportar el gas a gran escala. Europa cuenta con tres vías principales para la entrada de gas ruso: el corredor ucraniano, el bielorruso y el báltico.

1. El corredor ucraniano (verde claro) está compuesto por el gasoducto de Soyuz Brotherhood. Se trata de un canal que parte de Rusia, pasa por Ucrania y llega hasta Europa. Suministra gas principalmente a los países del este de Europa, como Alemania.

2. El corredor bielorruso (verde oscuro) cuenta con el gasoducto de la península de Yamal. Recorre 4.196 kilómetros, desde Siberia hasta Rusia. Es uno de los que más reservas tiene y por eso es muy importante para Europa.

3. El corredor báltico lo forman el gasoducto de Nord Stream 1 en Alemania (amarillo) y en rojo el Nord Stream 2 (rojo). Este último es una ampliación paralizada y que permitiría enviar directamente gas de Rusia a Alemania a través del báltico. Es decir, puenteando el área conflictiva de Ucrania. Sin embargo, Berlín señaló el pasado 22 de febrero que no certificará el gasoducto Nord Stream 2, al estar controlado por el gigante energético ruso Gazprom.

¿Por qué Europa depende tanto del gas ruso?

La realidad es que Rusia provee un 45% del gas que importa la Unión Europea. Dentro de la UE hay países más y menos dependientes de las exportaciones de energía del país invasor. En este sentido, el 100% del gas de Finlandia o Suecia es de origen ruso, en el caso de Alemania, el 60%. En países como Polonia, Chequia, Eslovaquia o Austria supone más de la mitad del suministro.

Sin embargo, en España contamos con una dependencia energética rusa muy baja, del 9,8%, según recoge Efe. Francia un poco más, del 20%.

¿Qué alternativas tiene Europa al gas ruso?

Ante la amenaza de Putin, la Comisión Europa ha tenido que elaborar planes de emergencia frente a una posible interrupción del gas ruso a Europa. De ser así, la situación será complicada pues las reservas europeas están un 10 % por debajo de la media de la última década. Por ello, la UE dirige la mirada hacia Estados Unidos, Catar, Azerbaiyán y a Noruega, con el que Europa está conectado por gasoducto para ver cómo hacer llegar una proporción adicional de gas. La institución europea ya se ha puesto en contacto con estos países, según recoge Efe.

En medio de esta situación, España podría tener un papel primordial y se podría convertir en "un elemento estratégico para salvar esa dependencia energética que sufren, sobre todo, los países de Europa central". Así lo recogen las declaraciones de José Manuel Corrales, profesor de Economía y Empresa de la Universidad Europea, en El Mundo. Hasta el momento, Europa tiene dos objetivos fijados: ampliar sus reservas de gas antes de la llegada del invierno y que Europea sea independiente de los combustibles fósiles de Rusia antes de 2030.

¿Cómo llega el gas a España?

España cuenta con seis interconexiones internacionales para garantizar el suministro de gas natural a través de gasoductos. Argelia es el principal suministrador del Sistema Gasista español: supone el 29% de los aprovisionamientos en 2020, según recoge el informe de Enagás, gestor del sistema gasista español. A este le sigue Estados Unidos, con un 16%, que llegan a nuestro país a través de barcos tanqueros. Nigeria, con un 12%, ocupa el tercer puesto, como se puede observa en el siguiente gráfico.

El gas argelino llega a España por medio del gasoducto Medgaz, que desemboca en Almería. Este trae el gas directamente desde Argelia a través de un tubo de 200 kilómetros y 2.160 metros de profundidad máxima que cruza el Mediterráneo. También lo hacía por el gasoducto Magreb-Europa, cuyo suministro fue cerrado por la crisis de Marruecos. A pesar de esto, el país se comprometió a enviar el gas a través de de buques metaneros. De esta forma se pretende cubrir su nicho: cerca de 6.000 millones de metros cúbicos al año. Así, se ampliará el primer gasoducto para que asuma 2.000 millones de metros cúbicos más. Y el resto, 4.000 millones, llegarán por mar.

Po otro lado, España recibe gas natural licuado que llega desde países como Nigeria o Noruega. Se abastece de 13 orígenes distintos, la mayor parte de Estados Unidos, Nigeria, Rusia y Qatar. Como se observa en el mapa, cuenta cos terminales, Cartagena y Mugardos. También existen almacenamientos subterráneos: el de Serrablo en Huesca, el de Gaviota en las costas de Bizkaia y el de Yela en Guadalajara.

¿Cómo llega el gas a España?