Con los pies sucios y las zapatillas preparadas para echar a caminar, centenares de venezolanos acogen la noticia en la frontera con Colombia. Así lo ha anunciado Nicolás Maduro en una publicación en Twitter: "He ordenado la apertura de los pasos fronterizos con Colombia".

 

Los pasos con Colombia y Brasil llevaban cuatro meses totalmente cerrados desde que el opositor Juan Guaidó se autoproclamó presidente y anunció la entrada de ayuda humanitaria.

Más de cuatro millones de personas han dejado el país desde 2015, alrededor de un millón lo ha hecho en los últimos siete meses.

A la crisis económica y humanitaria se le suma la política, que parece lejos de resolverse. La mediación entre Gobierno y oposición, de momento, ha sido inútil.

"Ustedes creen que nosotros vamos a ir de buena fe, que la tenemos, pero, ¿creyendo en la buena fe de unos dictadores? Es evidente que no", decía Juan Guaidó en una conferencia.

Para el autoproclamado presidente, la única respuesta pasa por convocar elecciones. Pero el Gobierno bolivariano defiende su legitimidad: "En Venezuela hay un presidente electo en unas elecciones libres y transparentes", explica Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional Constituyente de Cuba.

Por su parte, el chavismo sigue desoyendo la petición de adelanto electoral.