El fuerte viento que sopla en California (EEUU) dificulta las tareas de contención por parte de los bomberos y atiza los dos grandes fuegos que queman en el estado desde el jueves, que ya se han cobrado la vida de por lo menos 42 personas.

Se trata de los temidos 'vientos del diablo', ráfagas calurosas y secas que alimentan los gigantescos incendios. Se esperaba que las masas de aire que soplan a través de los desiertos del oeste de los Estados Unidos, incluido el Valle de la Muerte hacia la costa, mantengan los vientos hasta el este martes.

El jefe de Bomberos del condado de Los Angeles, Daryl Osby, también ha dado la voz de alarma por la gravedad de los incendios, sin precedentes en la historia del estado. "Nuestros bomberos se están enfrentando a condiciones tan extremas y difíciles que nunca en sus vidas han visto nada igual", lamentaba.

La mala gestión forestal es otra de las causas que están complicando las tareas de extinción. A este respecto, Donald Trump publicó un tuit muy duro que no tardó en ser criticado por bomberos y políticos, debido a su dureza en unos momentos tan complicados.

"No hay ninguna razón para estos masivos incendios forestales, mortales y costosos en California, excepto que el manejo forestal es muy deficiente. Cada año se dan miles de millones de dólares, con tantas vidas perdidas, todo debido a la mala gestión de los bosques. ¡Ahora hay que remediarlo o no habrá más pagos de la Reserva Federal!", escribió.

 

Además, la mala gestión urbanística propicia que estos incendios se propaguen rápidamente a zonas pobladas, provocando que el número de víctimas puedan aumentar.