Este viernes 48 migrantes rescatados por el Open Arms se han arrojado al mar, a 1,5 kilómetros de Nápoles, tras el retraso de su desembarco y la falta de un permiso inminente del Gobierno italiano.

"Italia conoce formalmente la situación límite del Open Arms y nos deja abandonados a 1.500 metros de Palermo, sin solución ni información alguna. Se alarga innecesariamente el sufrimiento a bordo no solo de los rescatados, también de la tripulación", ha explicado Oscar Camps en redes sociales.

Ya este jueves, según informó el fundador de la ONG, más de 70 personas se lanzaron al agua, desesperadas por la inacción de las autoridades italianas.

 

El mismo Oscar Camps explicó este jueves que 278 personas se encontraban a bordo a la espera de que les asignaran un puerto. "Después de reiteradas negativas de Malta y de informar a Italia de la situación de máxima vulnerabilidad de algunas personas rescatadas, más de 70 personas se lanzaron al agua en Palermo mientras esperamos instrucciones", señaló.

Los migrantes fueron rescatados después de tres días con agua y comida y, según apunta Camps, en el barco hay casos que precisan atención médica.