Pedro Morilla, director deportivo, y Oliver Cuadrado, preparador de porteros, están aislados en Wuhan junto a otros siete compañeros. "Lo mejor para nosotros es estar en España y conservar la salud", asegura Morilla. "Cada día que pasa se hace un poquito más duro", apunta Cuadrado.

En total, en torno a una veintena de españoles que a día de hoy no pueden marcharse del epicentro del brote. Apenas salen de casa para comprar agua y comida y siempre siguiendo las recomendaciones de las autoridades chinas. "Uso de mascarillas, higiene, no tener contacto físico con animales, ni con personas", añade Morilla.

Aumenta la preocupación entre los atrapados

Por eso, y porque sus familias están en España, preocupadas por lo que pueda pasar, piden al Ministerio que actúe. "Queremos que nos ayude a repatriarnos a España en estos momentos y someternos los controles que ellos crean oportuno porque es lógico y normal", destaca Molina.

Es el cuarto día de aislamiento en Wuhan y aunque, están tranquilos, reconocen que según va pasando el tiempo es más complicado mantener esa calma. "Van pasando las horas y queremos salir de aquí", admite Cuadrado.

La información que les llega, a través de la empresa para la que trabajan, es que este lunes habrá reunión en la Embajada para decidir su futuro más inmediato.

El Gobierno, en contacto con los españoles de Wuhan

El Gobierno español confirma que mantiene contacto permanente con españoles que se encuentran en Wuhan, el lugar del origen del brote del coronavirus. Además España baraja junto a otros países diferentes opciones para asistir a sus nacionales en China. Precisamente, está convocada para este lunes una reunión de urgencia de la Unión Europea para analizar el asunto.

Países como EEUU preparan la evacuación de sus ciudadanos atrapados en Wuhan por el coronavirus.