El coronavirus asola la ciudad de Guayaquil, en Ecuador. La alcaldesa Cynthia Viteri, recién recuperada del virus, acusa al Gobierno de haberles dejado "solos" ante la emergencia sanitaria y pide ayuda internacional para combatir la epidemia.

Actualmente, la ciudad sufre un colapso del sistema sanitario y las morgues, con cientos de cadáveres en calles y domicilios. Y es que la provincia de Guayas, de la que Guayaquil es capital, concentra el 73,7% de los casi 7.161 positivos a nivel nacional, y 159 de los 297 fallecidos.

"Si no separamos a los barrios que mayor contaminación tienen, los resguardamos con las fuerzas armadas, los alimentamos, desinfectamos, sacamos a las personas contagiadas y las curamos para que regresen al barrio, esto no va a terminar nunca", advierte la alcaldesa, que denuncia la falta de respuesta desde hace dos semanas por parte del Gobierno de Ecuador.

Guayaquil necesita ayuda logística, personal médico y material sanitario, pues no aguantará esa presión durante mucho más tiempo. "¡Han muerto 100 personas por insuficiencia renal! Empezaron a morir personas en sus casas, afuera de los hospitales, en las calles, aceras, se desbordó el sistema sanitario, las morgues y los cementerios", lamenta Viteri.

La Fuerza de Tarea Conjunta trabaja en el proceso de inhumación de los cerca del millar de cuerpos que quedan en las morgues. Para ello, la Alcaldía ha anunciado que se construirán dos nuevos cementerios y la repartición de más de 4.000 ataúdes de cartónpara que puedan ser sepultados los cadáveres acumulados.

"Serán 12 hectáreas en total y habrá alrededor de 12.000 tumbas entre los dos. Ambos serán gratuitos y se convertirán en camposantos en honor a quienes cayeron durante esta tragedia para que todos sus seres queridos puedan honrarlos", precisó la alcaldesa de Guayaquil.