El volcán Kilauea en Hawai permanece activo y su lava avanza hasta a diez metros por hora. Los vecinos ya están preparados para una posible evacuación. Más de diez casas están en la trayectoria directa de este río de lava, que mide unos 60 metros de ancho.