Las imágenes, que han sido compartidas por el canal de los Salesianos en España vía Twitter, muestran al misionero sonriente y agradeciendo a los jóvenes de diferentes lugares que le hayan enseñado a ser salesiano.

"Tengo 50 años en los salesianos. Lo que os puedo deciros es que vivir la vida salesiana, es una gracia del señor. Son los jóvenes, en los diferentes lugares donde he estado, los que me han ido enseñando a ser salesiano", afirmaba el misionero Antonio César Fernández horas antes del ataque terrorista.

Junto con el vídeo, los Salesianos escribían en su cuenta de Twitter: "Gracias por una vida entregada, descanse en paz". Asimismo, en su página web, "la Congregación Salesiana expresa su profundo dolor por la trágica muerte del salesiano y quiere estar cerca de su familia y de los hermanos de su comunidad".

Además, la Congregación Salesiana afirma que "al tiempo que condena toda forma de violencia, se reafirma en su voluntad de seguir trabajando en estos países africanos, especialmente con la educación y evangelización de los jóvenes, para contribuir a su pleno desarrollo". "Esto fue, precisamente, lo que movió a Antonio César Fernández para entregar su vida como misionero salesiano al servicio del Evangelio", añade.

El misionero salesiano falleció tras recibir tres disparos durante un ataque terrorista, en el que fueron asesinados también cinco funcionarios de aduanas locales y que se produjo cuando el misionero regresaba a su comunidad en Uagadugú junto a otros dos religiosos, que sobrevivieron al ataque. Los misioneros volvían a la ciudad tras celebrar en la capital de Togo, Lomé, una reunión de la Inspectoría Salesiana de África Occidental Francófona.

Este ataque se enmarca dentro de la ola de violencia que azota a Burkina Faso desde 2015, en un contexto que ha vivido un recrudecimiento de la amenaza terrorista en las últimas semanas tras la celebración de la V Conferencia de jefes de Estado del G5 del Sahel, cuya presidencia rotatoria asumió la presidencia rotatoria.

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, ha condenado este ataque terrorista: "Mi absoluta repulsa a este atentado y mi reconocimiento a cooperantes y voluntarios que arriesgan su vida trabajando en zonas de conflicto", ha escrito el jefe del Ejecutivo en su cuenta de Twitter, al tiempo que ha mostrado sus condolencias a la familia y compañeros del misionero.

 

Además, el Ayuntamiento de Pozoblanco, Córdoba, ha decretado dos días de luto por el fallecimiento del misionero salesiano pozoalbense asesinado en Africa, continente en el que desde hace cuatro décadas realizaba su labor religiosa y humanitaria.

El alcalde de la localidad, Santiago Cabello, ha lamentado la muerte de "este pozoalbense ejemplar, cuyo testimonio de vida no muere con él sino que queda con nosotros para siempre" y ha trasladado sus condolencias a los familiares, a la comunidad salesiana y amigos del fallecido, a los que muestra "todo su apoyo y afecto en un momento tan doloroso".