Un joven afroamericano es increpado por un grupo de jóvenes racistas en el tranvía de Manchester: "Regresa a África". Ante la mirada atónita de los viajeros, los xenófobos le ordenan bajarse del vagón y se dirigen hacia él. Algunos usuarios se interponen y es entonces cuando le tiran cerveza y se marchan a la carrera.

Agresiones xenófobas como ésta se han disparado en Reino Unido tras el 'Brexit'. La Policía asegura se han incrementado en un 57% en tan sólo cuatro días.

Agresiones que está sufriendo especialmente la comunidad polaca. Los ultras les persiguen sin piedad y colocan mensajes de "no más a la plaga polaca" en sus coches y a la puerta de sus casas.

Insultos que han llegado también a la fachada de un centro cultural polaco en Londres. Abusos, incidentes racistas, crímenes de odio por los que David Cameron se ha disculpado, como reveló en el Parlamento, con el primer ministro polaco.

Los musulmanes también están siendo víctimas de los radicales: "¿Dónde está el maldito Alá?". Era el grito de los xenófobos a las afueras de una mezquita en Birmingham. Y en Newcastle, seguidores de la ultraderecha se manifestaban con este mensaje "parad la inmigración, comenzad las deportaciones".

Un clima de odio que ha provocado estas escenas, un joven de origen hindú muestra su pasaporte británico al salir a la calle por motivos de seguridad, consecuencias indeseables del Brexit, que convierte la convivencia en un infierno para las minorías de Reino Unido.