En un principio, Donald Trump, siendo el presidente de uno de los países más contaminantes del mundo, no iba a asistir a la Cumbre de Acción Climática, organizada en Naciones Unidas.

El mandatario estadounidense acudió finalmente, aunque boicoteó la iniciativa, contraprogramando otro acto sobre la protección de las libertades religiosas en la misma sede de la ONU.

Su presencia en esta cumbre no agradó a Greta Thunberg, que hizo notar su malestar al verle. La joven activista le dedicó una mirada e hizo una mueca de pocos amigos, que ya se ha hecho viral en redes sociales.

Durante la cumbre sobre el clima Greta Thunberg dedicó un emotivo discurso a los mandatarios sobre el cambio climático. "Aquí y ahora damos un paso adelante, el cambio viene, les guste o no. Se están muriendo los ecosistemas, estamos a las puertas de una extinción masiva", señaló visiblemente emocionada.

"Cómo se atreven a mirar para otro lado, a venir aquí a decir que están haciendo suficiente. Dicen que nos escuchan, que entienden la urgencia pero (...) si realmente entendieran la situación no estarían sin hacer nada", agregó.

Después de este discurso, Donald Trump se pronunció de manera irónica través de Twitter. "Parece una niña muy feliz que espera un futuro brillante y maravilloso. Que agradable".