NO LE EXTRADITARÁN SI PIDEN PENA DE MUERTE

NO LE EXTRADITARÁN SI PIDEN PENA DE MUERTE

Julian Assange, el hombre que desveló los grandes abusos de poder silenciados y se convirtió en el objetivo de la justicia de EEUU

Assange no será ningún héroe, pero gracias a él y a 'WikiLeaks' el mundo pudo conocer los grandes abusos de poder; lo que le puso en el punto de mira de la justicia norteamericana. Aunque Londres ha asegurado que si EEUU pide para él la pena de muerte, no será extraditado.

laSexta.com
 Madrid | 11/04/2019

Reino Unido, donde Assange ha sido un 'polizón' nada bienvenido, celebra su detención. La primera ministra, Theresa May ha asegurado que la detención "demuestra" que en el país "nadie está por encima de la ley".

Es, sin embargo, una traición suma para quien le concedió asilo diplomático. Rafael Correa, expresidente de Ecuador, ha arremetido contra "el traidor más grande de la historia ecuatoriana y latinoamericana, Lenín Moreno", al que califica así por permitir que la Policía británica entre a su embajada en Londres: "Lo que ha hecho es un crimen que la humanidad jamás olvidará".

"Se ha puesto en grave riesgo a una persona con asilo concedido", aseguraba Baltasar Garzón, que ha añadido que "lo que no se puede es secuestrar la opinión a un periodista".

Porque Assange no será ningún héroe, pero gracias a él y a 'WikiLeaks' el mundo pudo conocer, y estremecerse, con desmanes como el de los militares de Estados Unidos en Iraq o Afganistán; incluyendo masacres de civiles desde el aire.

Era 2010 y 'WikiLeaks' llevaba tres años desvelando abusos de poder silenciados por secretos oficiales y le seguirían cientos de miles de filtraciones más; lo que le puso en el punto de mira de la justicia estadounidense. También los tribunales suecos le ponen en "busca y captura" por aquel entonces, por denuncias de delitos sexuales contra dos mujeres.

Entre unas causas y otras, y para evitar una certera extradición, a Suecia (o Estados Unidos), Assange acaba refugiándose en la embajada ecuatoriana en Londres.

Allí ha pasado siete largos años, en los que sus pronunciamientos sobre política internacional le han convertido en un invitado cada vez más incómodo para el nuevo Gobierno de Ecuador.

Ahora, la incertidumbre se cierne sobre su futuro, aunque Reino Unido ya ha dicho que no le extraditará si Estados Unidos pide para él la pena de muerte.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.