A tan solo unas horas para tomar posesión como presidente de Estados Unidos, Joe Biden se ha emocionado al despedirse de Delaware, el estado donde residía hasta ahora, para poner rumbo a Washington, donde este miércoles jurará el cargo.

Al presidente electo, que ya ha aterrizado en la base aérea militar de Andrews, a las afueras de la capital estadounidense, apenas pudo reprimir las lágrimas antes de abandonar el estado al que representó durante más de tres décadas domo senador, donde reconoció lo "emotivo" de la ocasión.

"Cuando muera, Delaware estará escrito en mi corazón", afirmó, emocionado, en un breve discurso dirigido a quienes se habían congregado para despedirle en el aeropuerto de New Castle.

Acompañado por su esposa Jill, Biden subió a un avión privado -en lugar de viajar en uno gubernamental, como es tradición para los presidentes electos- que aterrizó hacia las 16:00, hora local, en el aeropuerto que usan los presidentes de EEUU y los miembros de su gabinete cuando entran y salen de Washington.

Una fuente del equipo de Biden explicó a la cadena 'CNN' que fue el demócrata quien tomó la decisión de usar su avión privado y que esto no se debió a una falta de cortesía por parte de la Administración saliente de Donald Trump.

El plan inicial de Biden era desplazarse en tren, el medio de transporte que utilizó a diario durante sus muchos años en el Senado para volver a casa en Wilmington, pero su equipo descartó esa posibilidad por motivos de seguridad, tras el asalto al Capitolio del pasado 6 de enero.

Biden tomará posesión como presidente de Estados Unidos este miércoles a mediodía, hora local, en una ceremonia sin apenas público y bajo estrictas medidas de seguridad.