Los demócratas han confirmado a Joe Biden como su candidato a la Presidencia de Estados Unidos, de cara a las próximas elecciones del 3 de noviembre, en una votación telemática debido a la pandemia de coronavirus.

La candidatura del que fuera vicepresidente de Barack Obama ha sido oficializada con el apoyo de 3.558 delegados frente a los 1.151 que obtuvo su rival en las primarias, el senador izquierdista Bernie Sanders, que se retiró de la carrera electoral en abril, por lo que el resultado de la votación no ha resultado una sorpresa.

Al finalizar la votación, la convención conectó en directo con la residencia de Biden en Delaware, que apareció junto a su esposa Jill, celebrando la confirmación. "Gracias, muchas gracias desde el fondo de mi corazón", dijo, a lo que agregó: "Nos vemos el jueves, gracias, gracias".

Está previsto que el próximo jueves Biden cierre los cuatro días de la Convención Nacional Demócrata con su discurso de aceptación de la nominación a la Presidencia. Poco después de la votación, el exvicepresidente lanzaba un mensaje en su cuenta de Twitter: "Es el honor de mi vida aceptar la nominación del Partido Demócrata a presidente de EEUU de América".

 

A través de la misma red social, el expresidente Obama ha felicitado al que fuera su número dos por su nominación: "Enhorabuena, Joe. Estoy orgulloso", escribió.

 

Segunda jornada de la Convención Demócrata

Tras la apertura de la Convención el lunes, que contó con las intervenciones de Sanders y de Michelle Obama, este martes intervinieron los expresidentes Jimmy Carter y Bill Clinton, que tuvo duras palabras para Donald Trump: "En un momento como el actual, el Despacho Oval debería ser el centro de mando. En su lugar, es un centro de tormentas. Solo hay caos. Solo una cosa no cambia -su determinación para negar responsabilidad y eludir la culpa", aseveró.

Intervino asimismo la congresista Alexandria Ocasio-Cortez, que utilizó su discurso para defender las ideas del ala más progresista del partido, que representa Sanders.

También hizo una aparición inesperada el exsecretario de Estado republicano Colin Powell, que mostró su respaldo de Biden, un presidente, dijo, al que los estadounidenses "estarán orgullosos de saludar" y que plantará cara a sus "adversarios".

"Con él en la Casa Blanca, confiaremos en nuestros diplomáticos y comunidad de inteligencia, no en la adulación de dictadores y déspotas", aseguró Powell, que asimismo cargó contra Trumo: "Hoy somos un país dividido, y tenemos un presidente haciendo todo en su mano para que sea y siga siendo así", sostuvo.

Intervención de Jill Biden

La noche la cerró Jill Biden, que destacó el "amor" y "compasión" de su marido para unir a un EEUU dividido por el Gobierno de Trump. "¿Cómo unes a una familia rota? De la misma manera que unes a una nación. Con amor y comprensión, y con pequeños actos de compasión. Con valentía. Con fe inquebrantable", aseguró la esposa del candidato.

"Las cargas que llevamos son pesadas y necesitamos a alguien con hombros fuertes. Sé que si le confiamos esta nación a Joe, él hará por sus familias lo que hizo por la nuestra: unirnos y sanarnos", agregó Jill Biden, a quien su marido alabó a través de Twitter.

"Jill ama con fiereza, se preocupa profundamente y nada puede pararla cuando decide hacer las cosas bien. Para todos vosotros en el país, pensad en vuestro educador favorito que os dio la confianza para creer en vosotros. Ese es el tipo de primera dama que será Jill", afirmó.

 

Las burlas de Trump

Por su parte, minutos después del discurso de Jill Biden, el presidente Trump retuiteaba un mensaje de un periodista conservador en el que se burlaba del candidato demócrata.

"¿Sabe siquiera qué esta pasando?", se preguntaba en el tuit Raheem Kassam, editor jefe del medio conservador 'National Pulse', junto a un montaje de imágenes de los Biden tras conocer la nominación y otra del exvicepresidente, ralentizada y con ruido de grillos de fondo.