Ivana Trump, la primera mujer del expresidente estadounidense Donald Trump, falleció este jueves tras caer accidentalmente por las escaleras de su casa de Nueva York, según han informado las autoridades y los medios locales.

La oficina forense local ha señalado que la exmodelo y empresaria checoslovaca, de 73 años, murió debido a "lesiones por un impacto contundente" en el torso por un "accidente", después de que los equipos de emergencia la hallaran en su casa de Manhattan.

Además, según indicaron fuentes policiales a 'The New York Post', un ayudante y una empleada de la limpieza de Ivana intentaron entrar esa mañana en la casa, pero no obtuvieron respuesta, y cuando un trabajador de mantenimiento abrió la puerta, halló su cuerpo al pie de unas escaleras, junto a una taza de café volcada.

"Estoy triste de informar a quienes la amaban, que son muchos, que Ivana Trump ha fallecido en su casa de la ciudad de Nueva York", expresó en redes sociales Donald Trump, quien tuvo con ella a sus tres hijos mayores: Donald Jr., Ivanka y Eric.

"Ivana Trump era una superviviente. Huyó del comunismo y abrazó este país. Enseñó a sus hijos a tener agallas y resistencia, compasión y determinación. Su madre, sus tres hijos y sus diez nietos la echarán mucho de menos", manifestó su familia en un comunicado.

La exmodelo checoslovaca emigró a Estados Unidos, se casó con el magnate en 1977 y se convirtió en colaboradora de varios de sus negocios hasta alcanzar puestos ejecutivos en la Organización Trump y algunos hoteles. La pareja, muy seguida por los tabloides, se divorció en 1992 en medio de un gran escrutinio mediático tras la aventura de Trump con la actriz Marla Maples, con quien este se casaría un año después y tendría una hija, Tiffany.

Ivana, que decidió quedarse con el apellido de su primer marido, desarrolló a partir de entonces una carrera polivalente en la que lanzó líneas de ropa, joyas y productos de belleza, escribió varios libros y colaboró en revistas.