Italia ha paralizado la salida de un cargamento con miles de dosis de la vacuna de AstraZeneca para evitar que este material producido en la Unión Europea sea exportado a un país tercero mientras el fabricante incumple los volúmenes de suministro acordados con los países de la UE. Concretamente, la farmacéutica entregará a la UE menos de la mitad de las vacunas previstas para el segundo trimestre de 2021.

Para prevenir este tipo de situaciones, la Comisión Europea puso en marcha a finales de enero un mecanismo de control de exportaciones para facilitar a los Estados miembro actuar ante la sospecha de que partidas que corresponderían a los socios del bloque se desvían a otros compradores en el exterior. En este caso, las dosis han sido bloqueadas por las autoridades italianas cuando iban a ser exportado a Australia, según fuentes europeas, que no ha dado más detalles sobre el momento de la incautación.

Este sistema surgió como respuesta urgente al anuncio de AstraZeneca de que no podría repartir en Europa las dosis prometidas, pero también cubre todas aquellas vacunas de laboratorios con los que la UE ha firmado acuerdos anticipados de compra.

Los laboratorios están obligados a informar de manera detallada a las autoridades de aduanas sobre su intención de exportar vacunas a un tercero, con datos sobre el volumen del contingente, lugar de producción y lugar de destino. Las autoridades del Estado miembro pueden decidir si autorizan o no la exportación en función del análisis de estos datos.