La Policía británica investiga tres paquetes con pequeños dispositivos explosivos caseros que fueron recibidos en edificios de los aeropuertos londinenses de Heathrow y London City Airport, así como en la estación de tren de Waterloo.

La unidad antiterrorista considera, según informó en un comunicado, que existe un vínculo entre los tres dispositivos recibidos.

 

Los primeros análisis indican que los paquetes, uno de los cuales fue abierto por el personal de un edificio de oficinas aledaño a Heathrow, tenían la capacidad de "iniciar un pequeño fuego".

Los vuelos programados en los dos aeropuertos londinenses no se vieron afectados, si bien la estación de metro del London City Airport fue clausurada temporalmente, y ya ha sido reabierta.

El primero de los tres dispositivos, contenido en un sobre postal blanco, fue recibido en The Compass Centre, donde se ubican algunas oficinas de gestión de Heathrow. Al abrirlo, se inició una deflagración que quemó parte del paquete, según informó la Policía, que detalló que nadie resultó herido.