El informe elaborado por la alta funcionaria Sue Gray sobre las fiestas celebradas en la sede del Gobierno británico durante las restricciones por la pandemia de coronavirus -que ascienden a un total de 16- asegura que hubo "fallos de liderazgo y de juicio" en Downing Street y añade que "no se debería haber permitido que algunos de esos eventos tuviesen lugar".

Doce de esos eventos son objeto de una investigación policial formal, por lo que Gray estaba obligada a dejar fuera cualquier detalle sobre ellos y solo podía hacer una referencia mínima a ellos. "Desafortunadamente", para ella, se ha visto "extremadamente limitada" sobre los datos que puede sacar a la luz, lo que significa que "no es posible facilitar un informe significativo que y analice la cantidad de información factual que he conseguido recoger".

Con todo, el informe es rotundo al afirmar que "hay enseñanzas importantes que sacar de estos eventos que deben ser tratadas inmediatamente en el Gobierno y eso no necesita que terminen las pesquisas policiales".

"En el contexto de la pandemia, cuando el Gobierno pedía a los ciudadanos que aceptasen restricciones de amplio calado en sus vidas, algunos de los comportamientos en torno a estas reuniones sociales son difíciles de justificar", señala Gray en el documento.

Añade además que "algunos de esos encuentros representan un grave fracaso en la observación, no solo de los estándares que se esperan de quienes trabajan en el núcleo del Gobierno, sino también de los que se esperaban entonces de toda la población".

Para la investigadora, "hubo fallos de liderazgo y de juicio por diferentes partes en el Número 10 (de Downing Street, sede de la residencia y despacho oficial del primer ministro) y en el Ministerio del Gabinete en varios momentos. No se debería haber permitido que algunos de esos eventos tuviesen lugar. Y otros no se debería haber permitido que se desarrollasen como lo hicieron".

Por otro lado, el informe critica la cultura del alcohol, en vista de que la mayoría de los eventos se hicieron en torno a botellas de alcohol. El informe subraya que su consumo "excesivo" no es apropiado en un entorno de trabajo y pide al Gobierno que imponga unas normas claras a ese respecto.

La implicación de Johnson

No hay duda. El informe señala que el primer ministro participó en estas fiestas. Entre las supuestas fiestas que investiga la policía, y a las que acudió Johnson, se encuentra un evento en el jardín de Downing Street (20 de mayo de 2020); una reunión en la sala del consejo de ministros en ocasión del cumpleaños de Johnson (19 de junio de 2020), así como un encuentro social en la residencia del número 10 de Downing Street (13 de noviembre de 2020).

"Pedir perdón no es suficiente"

Boris Johnson

Anuncia cambios en el funcionamiento interno del Ejecutivo

Tras conocer el informe sobre las fiestas, el primer ministro británico, Boris Johnson, ha anunciado ante el Parlamento que emprenderá cambios en el funcionamiento interno del Gobierno, porque "pedir perdón no es suficiente".

Johnson ha asegurado que lo principal ahora es "aprender" de los errores cometidos con la celebración de las fiestas, y ha dicho que enmendará los problemas de estructuras y de rendición de cuentas que hicieron posible esos "fallos de liderazgo" que critica el informe de Gray.