Indonesia ha decidido trasladar su capital a la isla de Borneo ante los múltiples problemas que sufre la ciudad de Yakarta. Los principales son las el excesivo peso que está causando su hundimiento, las frecuentes inundaciones, el aumento de la congestión vial y la superpoblación.

El Gobierno ha anunciado que comenzará a construir la nueva capital entre finales de 2020 y principios de 2021. El presidente Joko Widodo ha explicado en su perfil de Twitter que la decisión se debe principalmente a la concentración de peso dela ciudad, que es "centro del Gobierno, negocios, finanzas, comercio y servicios".

 

Yakarta, que se asienta sobre tierras pantanosas, se hunde casi ocho centímetros al año; cerca de la mitad de la ciudad se encuentra por debajo del nivel del mar.

Según ha informado el Gobierno indonesio, un millón y medio de ciudadanos vivirán en la nueva capital, situada entre las localidades de Kutai Kartanegara y Penajam Paser Utara. Su construcción costará alrededor de 466 billones de rupias (29.330 millones de euros) y, en un principio, el traslado podría iniciarse en 2024, una vez finalizada la actual legislatura.

Widodo ha asegurado que la zona escogida es una de "mínimo riesgo" de desastres naturales como terremotos, erupciones volcánicas o tsunamis, problemas que sí son frecuentes en otras ubicaciones del país asiático.

La ciudad comenzará a construirse desde cero en una parte cerca del parque nacional Bukit Soeharto, partiendo de un diseño que se completará a finales de 2020, según ha indicado el ministro de Planificación del Desarrollo Nacional Bambang Brodjonegoro.