La última 'salvinada' de Matteo Salvini indigna a Italia. El exministro del Interior llamó al telefonillo de una familia tunecina de Bolonia para preguntar a un joven, ante las cámaras, si traficaba con droga, una acción que ha suscitado un enorme rechazo.

"Buenos días, buenas tardes... ¿Usted vive en el primer piso? ¿Puede dejarme entrar, por favor? Porque me han informado de algo grave y quisiera que usted lo desmienta, me han dicho que usted vende parte de la droga que se distribuye en el barrio", dice Salvini a través del interfono, para a continuación preguntar: "¿Es cierto o equivocado?".

Además, el líder ultraderechista, que en su etapa como ministro promovió políticas de carácter xenófobo, repite varias veces el apellido de la familia, afirmando que le han contado que tanto el padre como el hijo trafican con drogas.

El momento quedó recogido en un vídeo que el propio Salvini colgó en directo en Facebook: en él, aparece rodeado de medios de comunicación y acompañado por algunos vecinos, entre ellos la mujer que le ha dado el 'chivatazo'.

La escena tuvo lugar en un barrio de la periferia de Bolonia, donde el líder de la Liga se estaba paseando como parte de la campaña electoral de cara a los comicios regionales en Emilia-Romagna, que se celebrarán el domingo.

El afectado, de tan solo 17 años, ha anunciado que emprenderá medidas legales si el exministro del Interior no retira el vídeo. Sin embargo, y pese a la polémica, este no se arrepiente y dice sentirse "orgulloso" de lo que hizo.

El Partido Democrático tacha la escena de "simplemente indecente"

Las reacciones a su bochornosa actuación no se han hecho esperar y desde el gobernante Partido Democrático la han tachado de "simplemente indecente". "Un testimonio de la barbarie, un enemigo del Estado de derecho. La vergüenza de un país democrático y civil. Este es Matteo Salvini", indicaron los diputados de la formación a través de Twitter.

 

Para Alessia Morani, viceministra de Desarrollo Económico, asimismo del PD, "Salvini es un provocador peligroso que ha rebasado todos los límites". Por su parte, el alcalde Bolonia, Virgilio Nerola, también ha condenado lo ocurrido y ha acusado a Salvini de ser un irresponsable con tal de ganar un puñado de votos.

La provocación de Salvini tampoco ha sentado nada bien en Túnez. El diputado Sami Ben Abdelaali, hablando en nombre del Parlamento tunecino, le ha exigido que se disculpe con la familia en cuestión y ha expresado su indignación. "Estamos asombrados, Túnez no merece ese trato. Afortunadamente, las relaciones internacionales entre Italia y Túnez van mucho más allá de las incitaciones discriminatorias del líder de la Liga", señaló el diputado, que vive en Palermo (Sicilia) y fue elegido en las listas de tunecinos en el exterior.

"Tratar a nuestros inmigrantes de esta manera es una vergüenza. Defiendo la dignidad y los derechos de nuestros ciudadanos. Si hubiera habido algún problema se podría haber informado a las autoridades competentes, sin ninguna necesidad de organizar esto ante las cámaras", señaló.