El encuentro entre las primeras ministras de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, y de Finlandia, Sanna Marin, se ha visto ensombrecido por la pregunta machista de un periodista neozelandés que planteaba si la reunión se producía por ser mujeres de edades similares. Las líderes han sido contundentes defendiendo su capacidad de colaboración política independientemente de la edad o el sexo de ambas. Un nuevo episodio de machismo político que han sufrido en el pasado otras mujeres, como Ursula von der Leyen o Hillary Clinton.

¿Quieres saber más? Son 3 min.

El contexto. "Mucha gente se preguntará si ustedes dos se reúnen sólo porque son similares en edad y porque tienen muchas cosas en común", es la pregunta machista que Joey Dwyer, un periodista local del medio Newstalk ZB Radio, ha realizado durante la rueda de prensa en Auckland. Las primeras ministras de Nueva Zelanda y Finlandia no han dudado en reivindicar el papel de las mujeres en política.

  • "Me pregunto si alguien ha interpelado alguna vez a Barack Obama y John Key si se reunieron por tener la misma edad". "Tenemos una mayor proporción de hombres en la política, es la realidad. Si dos mujeres se conocen, no es por su género"; es la tajante respuesta de Jacinda Ardern, en la que alude a los exmandatarios de EE. UU. y Nueva Zelanda, para criticar la pregunta misógina y reivindicar las relaciones entre Nueva Zelanda y Finlandia.
  • Sanna Marin, la primera dirigente finlandesa que visita en viaje oficial Nueva Zelanda ha coincidido con su anfitriona, recalcando que ambas se reúnen "porque son primeras ministras", no por ser mujeres o porque les separen cinco años. La primera ministra de Finlandia fue criticada en su país, este pasado verano, por aparecer bailando en una fiesta privada con amigos y celebridades. Unos bailes que desataron comentarios machistas en redes y reproches de parte de la oposición y de algunos medios de comunicación, que sugirieron que esa conducta era incompatible con su cargo. Marin tuvo que defenderse de los ataques, desmentir que tomara aquella noche estupefacientes al someterse voluntariamente a un test de drogas, y alegó que tenía derecho a divertirse y disfrutar de su vida privada.

No es la primera vez. Los gestos y comentarios machistas hacia las mujeres en política son continuos. Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea y máxima mandataria comunitaria, ha sido víctima de varias acciones misóginas.

  • En 2021, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, recibió en Ankara a Ursula von der Leyen y al presidente del Consejo Europeo, Charles Michel. Sin embargo, en la sala donde se reunieron solo había dos sillas presidiendo la escena. Mientras los dos hombres tomaron asiento, ella se quedó de pie. Sin poder ocultar su sorpresa y desagrado. Priorizó la relevancia del encuentro y Von der Leyen fingió normalidad. Se sentó en el sofá contiguo mientras Michel y Erdogan ocupaban las sillas preferentes de la sala. Posteriormente, Von der Leyen afirmó haberse sentido "sola y dolida" como "mujer y como europea" ante el gesto misógino del presidente turco y la pasividad de Michel, en lo que es conocido como "Sofagate".
  • Durante la Cumbre entre la Unión Africana y la Unión Europea, en febrero de este año, el ministro de Asuntos Exteriores de Uganda, Haji Abubaker Jeje Odongo, rechazó saludar a Ursula von der Leyen. El representante ugandés sí saludó al presidente de Francia, Emmanuel Macron, y al presidente del Consejo Europeo, Charles Michel; pero ignoró a la mandataria europea, a la que pasó de largo. Pese a que Macron le llamó la atención y le insistió en que se acercara a saludar a Von der Leyen, el ministro africano se acercó a ella para intercambiar unas palabras, pero no le estrechó la mano como sí hizo con los otros dos mandatarios. De nuevo, Michel fue criticado por su inacción.

Líderes machistas. Durante sus cuatro años de mandato, Donald Trump ha atacado sin piedad a sus rivales políticos, a las minorías y, en especial, a las mujeres.

  • "Si Hillary no puede satisfacer a su esposo, ¿cómo pretende satisfacer a Estados Unidos?", fue el mensaje machista que publicó Donald Trump en su cuenta de Twitter en 2016, en plena campaña electoral que le enfrentaba a la demócrata Hillary Clinton. Aludiendo al 'Caso Lewinsky', Trump utilizó su habitual jerga misógina para descalificar a su contrincante en la carrera hacia la Casa Blanca.

Queda aún mucho por conseguir. El pasado junio Madrid albergó la Cumbre de la OTAN, en la que la Alianza Atlántica marcó la hoja de ruta para hacer frente a las amenazas a la seguridad de los próximos años. Sin embargo, la cumbre evidenció la falta de mujeres en puestos de liderazgo.

Foto de familia de los líderes mundiales asistentes a la Cumbre de la OTAN en Madrid

  • La 'foto de familia' de los líderes de la cumbre de la OTAN incluyó a 27 hombres y tan solo cuatro mujeres. La imagen mostró la falta de mujeres en cargos de responsabilidad. De los líderes mundiales presentes en Madrid, solo cuatro eran mujeres. Mette Frederiksen, primera ministra de Dinamarca; Zuzana Čaputová, presidenta de Eslovaquia; Kaja Kallas, primera ministra de Estonia y Katrín Jakobsdóttir, primera Ministra de Islandia. La mayoría de hombres en puestos de liderazgo evindeció la desigualdad que aún existe en organismos internacionales y en las democracias occidentales.