El carabinero que empujó a un joven manifestante de 16 años al río Mapocho en Santiago de Chile ha sido detenido por estar involucrado en un posible delito de homicidio frustrado.

La Fiscalía chilena ha establecido que "hay antecedentes de su responsabilidad en los hechos" y el caso está siendo investigado por la Brigada de Derechos Humanos de la Policía. Carabineros ha señalado también que se están revisando las cámaras que portaban los agentes.

Por su parte, el agente involucrado reconoció los hechos y fue destinado a realizar funciones administrativas, según ha informado el diario chileno 'La Tercera'.

Los hechos tuvieron lugar el pasado viernes en el puente de Pío Nono en las cercanías de Plaza Italia, donde el carabinero empujó al joven al río Mapocho, según vídeos difundidos y recogidos por la prensa chilena. El joven sufrió múltiples heridas y ha tenido que ser operado por fracturas en sus muñecas.

 

El suceso ha provocado indignación en el país y durante el sábado se han extendido las protestas en la ciudad, concretamente, en Pío Nono y Plaza Baquedano, uno de los escenarios de las manifestaciones contra el Gobierno de Sebastián Piñera que estallaron el año pasado.

Así, Carabineros ha detenido a 20 personas en el marco de una manifestación que se ha desarrollado en esta plaza por desórdenes. En ella, un centenar de personas se ha reunido en torno al monumento del general Manuel Baquedano.

Ante lo sucedido, y tras las críticas por parte de la oposición, el ministro de Interior, Víctor Pérez, ha hecho un llamamiento a "no anticipar juicios" mientras siguen en curso las investigaciones sobre lo sucedido. "Las investigaciones tienen que llevar a la claridad sobre si se cumplieron o no los protocolos de Carabineros y si los hechos son constitutivos de delito o no. Son el Ministerio Público y los tribunales de Justicia los que deben actuar en esa materia", ha apostillado Pérez.