El volcán Fagradalsfjall en Islandia ha vuelto a activarse tras poco más de un año y deja de nuevo imágenes impresionantes. Tomadas desde el aire capturadas por un dron y desde un helicóptero, se observan los ríos de lava de un color naranja intenso.

La erupción se produjo este miércoles a medio día en un monte cercano a la capital de Islandia, Reykjavik, a unos 50 kilómetros, y a su aeropuerto. Esta se producía tras varios días de incremento de terremotos en la zona, lo que hizo saltar las alarmas ante la posibilidad de nuevas erupciones.

Concretamente, la lava ha comenzado a salir por una fisura en el lado de Fagradalsfjall, en la península de Reykjanes, donde el año pasado ya hubo una erupción que duró seis meses.

A las autoridades le preocupan especialmente los gases tóxicos que emana el cono, por lo que recomiendan tanto a ciudadanos como a turistas evitar el área.