La Policía Federal de Australia investiga el envío de paquetes sospechosos a delegaciones diplomáticas extranjeras en las ciudades de Canberra y Melbourne, entre ellos el consulado español, aunque por el momento no hay indicios de que estos envíos hayan supuesto un peligro real.

Entre las representaciones extranjeras también están las de Estados Unidos, Grecia, Francia, Italia, India, Nueva Zelanda, Pakistán, Corea del Sur, Suiza y Reino Unido, si bien las pesquisas siguen abiertas ante las alertas constantes lanzadas a lo largo de la mañana.

Tres días antes, la Policía ya había acudido al consulado argentino en Sidney por la presencia de tres paquetes con fibras de asbesto y de vidrio, según la cadena pública ABC. Una fuente de la ha explicado que dentro del sobre recibido este miércoles también había materiales similares.

Por su parte el consulado español en Melbourne ha anunciado en Twitter que su sede funcionará mañana con normalidad.

 

La Policía Federal ha informado a través de una portavoz de que los paquetes estaban siendo "examinados por los servicios de emergencia". "Se investigan las circunstancias en torno a estos incidentes", ha declarado, sin entrar en más detalles.

La Policía del estado de Victoria, cuya capital es Melbourne, también ha confirmado la llegada de paquetes sospechosos a "varios" consulados y ha confirmado que colaborará en las investigaciones. Por ahora, sin embargo, las autoridades consideran que se trata de una acción concreta "sin impacto para la población general".