"Por favor, eviten circular por la plaza Breitscheid. Nuestros colegas han cerrado la calle Ranke y están revisando un objeto sospechoso", ha escrito el cuerpo de seguridad de la capital alemana en su cuenta de Twitter.

Sin embargo, el objeto sospechoso ha resultado ser finalmente un saco de dormir.

Un camión se ha precipitado contra el mercado navideño situado junto a la Iglesia Memorial Kaiser Wilhelm, arrollando a las decenas de personas que estaban visitándolo.

En un principio fuentes policiales han asegurado que se trataba de un atentado, pero el Gobierno alemán ha subrayado que aún no está claro.

El conductor del camión, con matrícula polaca, se ha dado a la fuga, mientras que la otra persona que viajaba en el vehículo ha muerto, al parecer, a causa del impacto. La Policía ha anunciado la detención de un sospechoso.