Ucrania amanece manchada de sangre inocente en su quinta jornada de guerra. Los bombardeos rusos han acabado con la vida de varios menores en diversas ciudades del territorio ucraniano. Las tropas del Kremlin siguen avanzando y casi cercan la capital, Kiev, mientras la tensión en el marco internacional se recrudece y las cifras de fallecidos comienzan a contarse por miles.

El presidente ucraniano ha solicitado a la Unión Europea una adhesión de emergencia horas después de que el club de los Veintisiete tomara decisiones que han provocado el desplome del rublo este lunes.

La ONU contabiliza ya 102 civiles muertos y Ucrania eleva la cifra a 352. Tras los últimos ataques, se espera que los decesos sigan en ascenso. Por el momento, se ha confirmado la muerte de una niña de seis años en la ciudad ucraniana de Mariupol a causa de un ataque ruso. En Járkov se estima que hay "varios niños muertos" por los bombardeos a civiles, mientras que en Chernigov se espera a las cifras oficiales tras el ataque a un edificio residencial del centro de la ciudad.

La noche ha sido especialmente convulsa en Kiev, donde las tropas rusas han encontrado más resistencia de la esperada. Los soldados del Kremlin ya han conseguido rodear algunos puntos de la ciudad, aunque las tropas ucranianas han bloqueado parte de los caminos.

Al noroeste de Kiev, el movimiento de tropas rusas se ha detenido por completo, retirándose algunas unidades. Las Fuerzas Armadas de Ucrania han conseguido recuperar otras ciudades invadidas, como Volnovaja, mientras Rusia avanza extrayendo pequeñas reservas de Crimea y colonizando los aeropuertos de importantes ciudades como Nikolaev o Zaporozhye. Según cifras oficiales, Ucrania calcula ya más de 5.300 bajas en las tropas rusas.

Primeras negociaciones de paz

A las 10:00, hora española, una delegación de Ucrania se ha citado en la frontera con Bielorrusia con la parte rusa con el objetivo de poner fin a la guerra iniciada por Vladímir Putin. El encuentro se ha prolongado durante más de cinco horas y en él se han logrado "ciertos avances" en las negociaciones, según Kiev.

"Las partes han esbozado unos temas prioritarios sobre los que se vislumbran ciertos avances", ha precisado el asesor de la oficina presidencial de Ucrania, Majaíl Podolyak, en un vídeo del que se hace eco la agencia Efe. Por su parte, Leonid Slutski, uno de los miembros de la delegación de Moscú, ha indicado a la televisión pública rusa que la siguiente reunión tendrá lugar en los próximos días.

"Tras conversar con Alexander Lukashenko, hemos acordado que la delegación de Ucrania se reunirá con la rusa, sin condiciones previas, en la frontera entre Ucrania y Bielorrusia, en la zona del río Pripyat", confirmaba el domingo el presidente Volodímir Zelenski, que remarcaba que Lukashenko "ha asumido la responsabilidad de garantizar que todos los aviones, helicópteros y misiles estacionados en territorio bielorruso permanezcan en tierra durante esta misión".

Sin embargo, esta misma mañana el diario 'Washington Post' informaba sobre la presunta intención de Bielorrusia de enviar tropas al servicio de Putin en la guerra en Ucrania. Es lo que le ha trasmitido un alto funcionado de la inteligencia de Estados Unidos al reputado diario, aunque por el momento Bielorrusia solo ha proporcionado apoyo estratégico al Kremlin, sin formar parte directa del conflicto.

Entretanto, Putin ha vuelto a hablar este lunes con su homólogo francés, Emmanuel Macron. Según el Elíseo, en esa conversación el mandatario ruso se ha comprometido a respetar a la población e infraestructuras civiles, así como a preservar la seguridad de las carreteras, en particular la del sur de Kiev.

China, por su parte, sigue sin mostrar su apoyo a Putin. El ministro de Exteriores chino ha asegurado que el país siempre estará del lado de "la paz y la justicia", evitando así entrometerse en el conflicto armado impulsado por Moscú.

Ucrania pide la adhesión inmediata a la UE

Mientras, la Unión Europea presiona el sistema financiero ruso y adopta medidas inéditas en su historia. La última batería de sanciones contra el régimen de Putin incluye la congelación de los activos del Banco Central Ruso "para evitar que Rusia pueda financiar la guerra", así como la expulsión de "ciertos bancos rusos" del sistema SWIFT.

Estas severas medidas han provocado que el rublo amanezca con una caída histórica del 30% respecto al dólar y al euro. La tasa de cambio, que comenzó a caer ante la invasión que arrancó el pasado jueves, se ha vuelto a desplomar tras las sanciones de la Unión Europea a la moneda rusa.

Además, por primera vez en su historia, la UE ha acordado organizar y financiar el aprovisionamiento de armas en una guerra. Lo hará destinando 450 millones de euros a armas letales para ayudar a Ucrania en el conflicto, y con 50 millones más para suministros no letales, como combustible y equipos de protección.

En este sentido, Zelenski ha pedido a Bruselas la adhesión inmediata de su país al club comunitario. "Hacemos un llamamiento a la UE para la adhesión inmediata de Ucrania bajo un nuevo procedimiento especial", ha señalado el mandatario en un nuevo mensaje a la población. Posteriormente, el mandatario ha firmado la solicitud oficial para su incorporación al bloque.

Este lunes, los ministros de Exteriores europeos se reunirán para abordar la invasión rusa con el "objeto fundamental" de "coordinar todas las aportaciones que los distintos países de la UE pueden hacer para ayudar a Ucrania", según ha expresado la ministra de Defensa, Margarita Robles, en una visita a la base aérea de Torrejón de Ardoz después de que llegaran a Barajas los primeros 106 españoles evacuados del conflicto.