La ayuda humanitaria que, según el antichavismo, necesita Venezuela comenzó a llegar a Caracas, la misma jornada en que Nicolás Maduro, quien niega que el país atraviese una crisis humanitaria, aprovechó para lanzar un plan turístico.

"Cumpliendo con nuestras competencias, hoy entregamos el primer cargamento de insumos de la ayuda humanitaria a la Asociación de Centros de Salud con 85.000 suplementos que se traducen en 1.700.000 raciones nutricionales para niños y 4.500 suplementos para embarazadas", dijo en Twitter el jefe del Parlamento, Juan Guaidó.

 

El diputado, que juró ante cientos de miles de ciudadanos asumir como presidente interino, explicó que este primer cargamento de ayudas "representa 20 raciones para cada beneficiario, y corresponde a la primera fase de atención a las poblaciones más vulnerables" del país.

Cargamentos con ayudas llegaron a la colombiana ciudad de Cúcuta la semana pasada, pero el Gobierno de Maduro se niega a recibir estas donaciones pues consideran que son un "regalo podrido" que tiene el "veneno de la humillación".