El jefe del Parlamento, Juan Guaidó, quien se proclamó presidente encargado del país, ordenó que se mantenga abierta la frontera con Brasil y las relaciones diplomáticas con Aruba, Curazao y Bonaire, después de que el gobernante Nicolás Maduro decretara lo contrario.

En un "decreto presidencial" compartido en su cuenta de Twitter, Guaidó ordena "a los órganos del poder público responsables en las materias concernidas, se provea lo conducente para que se mantenga abierta la frontera con el hermano país de la República Federativa de Brasil".

 

Asimismo, indicó que reitera la disposición de Venezuela "a mantener las relaciones diplomáticas, consulares y de todo orden con las autoridades de las islas de Aruba, Curazao y Bonaire, así como con las correspondientes autoridades del Reino de los Países Bajos".

Además, reafirmó la autorización para el ingreso de la ayuda humanitaria que el Gobierno de Nicolás Maduro se niega a aceptar y pidió a los militares actuar de acuerdo a su instrucción. "En mi condición de Comandante en Jefe de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, reafirmo la autorización para que la ayuda humanitaria entre a Venezuela y consiguientemente ordeno a los diversos componentes de dicha Fuerza que actúen de acuerdo con esta instrucción", dijo en el decreto.

Por su parte, Hugo Carvajal, quien fuera director de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) durante cerca de una década bajo la Presidencia de Hugo Chávez, ha denunciado que Venezuela se encuentra "en medio de la mayor crisis republicana y humanitaria" de la historia moderna del país y ha expresado su apoyo al autoproclamado "presidente encargado" del país, el opositor Juan Guaidó.

Pide a Maduro que "asuma la miseria" en el país y recalca "que pronto tendremos una Venezuela en democracia".