La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha respondido al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, que el jefe de Estado, el rey Felipe VI, "no tiene que pedir perdón a ningún país". Esto después de que el presidente mexicano haya hecho pública una carta dirigida al rey a primeros de marzo para que "se disculpen por los abusos cometidos por los españoles durante la conquista del actual México".

El Gobierno, en un comunicado, ha rechazado "con toda firmeza" el contenido de esa carta. Moncloa considera que "la llegada, hace 500 años, de los españoles a las actuales tierras mexicanas no puede juzgarse a la luz de consideraciones contemporáneas". Agrega que "nuestros pueblos hermanos han sabido siempre leer nuestro pasado compartido sin ira y con una perspectiva constructiva, como pueblos libres con una herencia común y una proyección extraordinaria".

Así mismo, el Gobierno de España "reitera su disposición para trabajar conjuntamente con el Gobierno de México y continuar construyendo el marco apropiado para intensificar las relaciones de amistad y cooperación existentes entre nuestros dos países, que nos permita afrontar con una visión compartida los retos futuros".

Desde la oposición también han respondido. Pablo Casado, el líder del PP, ha calificado de "inadmisibles" las declaraciones de López Obrador, y ha exigido a Pedro Sánchez que le diga a ese "gobierno izquierdista" que España "no acepta difamaciones" sobre la historia. En un acto con moteros en Jerez de la Frontera, Cádiz, Casado ha criticado que el "amigo" de Sánchez haya hecho esa exigencia: "Demuestra una ignorancia escandalosa y es una afrenta contra España y su historia". "España debe decir al gobierno izquierdista que no aceptamos difamaciones sobre nuestra contribución", ha añadido.

Los populares también han respondido en redes sociales, al igual que Ciudadanos. Albert Rivera lo ha calificado con una "ofensa intolerable al pueblo español". "Así actúa el populismo: falseando la historia y buscando el enfrentamiento", ha criticado.

 

El secretario general de Vox, Santiago Abascal, ha escrito en Twitter: López Obrador, contagiado de socialismo indigenista, no entiende que al pedir reparaciones a España en realidad está insultado a México".

 

Solo Podemos ha respaldado a López Obrador. Ione Belarra, la portavoz adjunta en el Congreso, ha dicho en redes sociales que el presidente mexicano "tiene mucha razón en exigirle al rey que pida perdón por los abusos de la 'Conquista'". Y asegura que si gobierna Podemos habrá un proceso de recuperación de la memoria democrática y colonial "que restaure a las víctimas".