Tras la llegada de los talibanes a Kabul, la capital de Afganistán, el ministro de asuntos Exteriores, José Manuel Albares, ha anunciado este domingo la aceleración de la evacuación de los españoles que se encuentran en el país, así como de los afganos que han colaborado con España.

"Aceleramos la evacuación decidida anteayer de españoles, afganos que han colaborado con España y sus familias", ha afirmado Albares en Twitter, donde ha indicado que esta operación se realiza en coordinación con el Ministerio de Defensa. "Apoyaremos a la UE y su servicio exterior para una salida ordenada de personal europeo y local. No dejaremos a nadie atrás", ha prometido.

Así, este lunes saldrán dos aviones A400 desde España con destino Dubái para cubrir la primera fase de repatriación del personal de la embajada, de los españoles que quedan en el país y de los afganos que durante años han colaborado con España, así como de sus familias.

 

Fuentes diplomáticas citadas por Europa Press apuntaban que la evacuación se produciría "en cuanto las circunstancias lo permitan", teniendo en cuenta la seguridad de estas personas. Así, la previsión es poder sacar de Afganistán a los seis españoles que se tiene constancia de que aún permanecen en el país, junto al personal de la embajada -actualmente solo el embajador saliente, Gabriel Ferrán, su segundo y los policías que la custodian-.

Junto a ellos, está prevista la evacuación de varios centenares de afganos que colaboraron durante las misiones militares y los proyectos de cooperación españoles, según fuentes diplomáticas citadas por la agencia Efe, que recoge que Exteriores ha cerrado ya con el Defensa la logística y el número de personas que serán repatriadas.

EEUU evacúa su embajada

Ya el viernes, con los talibanes a 150 kilómetros de la capital afgana, Exteriores anunciaba el inicio de la repatriación del personal de la embajada en Afganistán, así como de los españoles que quedaban en el país y de los mencionados ciudadanos afganos y sus familias.

Una evacuación que el Gobierno ahora está acelerando ante la llegada a Kabul de los insurgentes, que en 10 días se han hecho con el control de casi todo el país y han tomado ya 28 de sus capitales de provincia.

Según Exteriores, el número de españoles en Afganistán es "muy reducido". De acuerdo con un comunicado ministerial difundido el viernes, únicamente permanecían en el país seis españoles, "todos ellos en Kabul excepto un funcionario internacional protegido por su organización".

Otros países occidentales también han anunciado la evacuación de parte del personal de sus embajadas y de otros ciudadanos afganos, como Canadá, Alemania y Reino Unido. Por su parte, Estados Unidos ha evacuado ya su embajada en el país, tras dos décadas de presencia norteamericana allí.