La mayoría de los habitantes de Gibraltar han votado a favor de una reforma de la ley del aborto que elimina la posibilidad de cadena perpetua.

En palabras del propio ministro principal del territorio, Fabian Picardo, "un excelente resultado" para las mujeres gibraltareñas. Se trata de una votación que se efectuó este jueves a través de un referéndum, y cuyos resultados arrojan una holgada mayoría de un 62% a favor de la reforma legislativa.

No obstante, dichos resultados se han materializado con una baja participación, que ha rozado el 50%. Aun así, de acuerdo con Picardo, los cambios entrarán en vigor en 28 días.

La ley actual prohibía el aborto en prácticamente todos los supuestos, a excepción de que la vida de la gestante corriese peligro. Si bien es cierto que hasta ahora nunca se ha llegado a aplicar una cadena perpetua por interrumpir el embarazo de forma voluntaria, las propias autoridades de Gibraltar tenían en mente desde hace años una revisión de las leyes.

En este sentido, Picardo ha prometido trabajar para poner en marcha los nuevos servicios contemplados también en esta ley y garantizar "abortos seguros y legales". Ya en 2019, el Parlamento local aprobó un texto que autorizaba a las mujeres abortar por razones de salud física o mental (también si el feto presentaba algún tipo de malformación).

Pero esto debería ser ratificado en un referéndum, que la pandemia obligó a retrasar. Ahora, después de que la ciudadanía gibraltareña haya hablado, se abre un nuevo horizonte para la interrupción voluntaria del embarazo, con el que se pretende despenalizar el aborto de forma general.

"Debemos empezar a trabajar para unir de nuevo a los gibraltareños", ha expresado el dirigente, que además es consciente de la división evidenciada en la campaña entre los partidarios de los dos bandos. Así, Picardo ha tendido "una respetuosa mano de amistad" a la campaña del 'no'.