Las fiestas de las Fallas de València y la Magdalena de Castelló han sido aplazadas a causa de la crisis del coronavirus. Se trata de una medida adoptada por "responsabilidad y pensando en el interés general" y de aplicación en toda la Comunitat Valenciana.

Así lo ha anunciado el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, después de la reunión extraordinaria que se ha celebrado en la tarde de este martes en el Palau de la Generalitat de la Mesa Interdepartamental de Coordinación frente al Coronavirus.

 

El jefe del Consell ha apelado a la "comprensión de toda la ciudadanía valenciana" y ha recalcado la "coordinación" mantenida en todo momento con el Gobierno de España. "Los responsables del Ministerio (de Sanidad) han dado una instrucción clara: la conveniencia de no celebrar los actos festivos de las Fallas y la Magdalena en las fechas previstas", ha aseverado Puig.

"La responsabilidad es el primer requisito de cualquier gobierno; la Generalitat ha seguido los criterios científicos y técnicos para proteger la salud de la ciudadanía", ha apostillado el dirigente valenciano. Previamente a esta comparecencia, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, había asegurado que la decisión de mantener o no en su integridad las Fallas de València ante la crisis del coronavirus se tomaría "de manera consensuada" y "guiada" por "criterios científicos".

Sexta cancelación de las Fallas en la historia

La decisión de aplazar las Fallas de 2020 por la epidemia de coronavirus eleva ya a seis las veces en las que, a lo largo de su historia, las calles de Valencia se han quedado sin plantar los mundialmente famosos monumentos falleros de una fiesta que es Patrimonio Inmaterial de la Humanidad:

- 1886: la primera vez que se tiene referencia de que los monumentos falleros no se plantaron fue en 1886, cuando los falleros, "de forma individualizada", se negaron a pagar la tasa de 60 pesetas que se cobraba como canon desde 1851 por plantar los catafalcos en las calles.

- 1896: el gobernador civil de Valencia declaró en 1896 el estado de guerra por el enfrentamiento bélico de España con los Estados Unidos en la conocida como guerra de Cuba y se decidió no celebrar las Fallas a dos días de su inicio. Esto supuso "la primera suspensión de las Fallas", aunque se sabe que hubo catafalcos que se guardaron y se plantaron al año siguiente, "porque está contrastado que los bocetos son los mismos".

- 1937, 1938 y 1939: también se suspendieron las fiestas durante los años 1937, 1938 y 1939 con motivo de la Guerra Civil española. Las de 1936 se celebraron sin problema, pues el alzamiento se produjo el 17 de julio.