Las autoridades de la provincia ucraniana de Járkov ha denunciado este domingo el impacto de proyectiles lanzados por las fuerzas rusas sobre el Centro Nacional de Investigación del Instituto de Física y Tecnología de Járkov, donde hay un reactor nuclear experimental.

"El 6 de marzo el Ejército ruso ha disparado con una lanzadera de cohetes sobre el Instituto de Física y Tecnología de Járkov donde hay una instalación de investigación nuclear", ha informado la filial de los servicios secretos ucranianos (SBU) en Járkov.

En el lugar hay 37 pilas de combustible nuclear, por lo que se podría provocar "una catástrofe ecológica a gran escala", alerta el SBU, por lo que se ha abierto una investigación penal por un delito de ecocidio conforme al Artículo 441 del Código penal ucraniano.

El SBU ha subrayado que continúa recopilando información para su posterior presentación en La Haya, sede de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) y el Tribunal Penal Internacional (TPI).

La ONU dice que Rusia pone en riesgo la seguridad de Zaporiyia

El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) ha advertido hoy de que un militar ruso dirige ahora la gestión técnica de la planta nuclear de Zaporiyia, bombardeada y tomada por Rusia durante su invasión de Ucrania, lo que contraviene principios básicos para su seguro funcionamiento.

"La dirección de la planta está ahora bajo las órdenes del comandante de las fuerzas rusas que tomaron el control del lugar la semana pasada", informó el director general de este organismo de la ONU, el argentino Rafael Grossi.

Grossi mostró su "grave preocupación" por un cambio que, advirtió, contraviene pilares indispensables de la seguridad nuclear, al quedar limitada la capacidad del personal técnico de "tomar decisiones libres de presiones indebidas".