La ciudad ucrania de Odesa ha registrado fuertes ataques en la mañana de este domingo, impactando los misiles de las tropas rusas en la refinería de la ciudad, la más grande del país. Afortunadamente, los ataques no han causado víctimas mortales.

Según ha informado el Ministerio de Defensa de Rusia en su parte matutino "misiles navales y terrestres de alta precisión" han destruido una refinería y tres depósitos de combustible "que abastecían con combustible a las tropas ucranianas en la dirección de Mikolaiv".

Los misiles han golpeado sobre las seis de la mañana hora local esta infraestructura ubicada en el norte de la ciudad, junto a su puerto, adonde llega un oleoducto proveniente de Rusia. Las explosiones (al menos seis de diferente intensidad) se han dejado sentir a kilómetros del lugar y han provocado que los depósitos de combustible ardiesen en llamas.

El Ayuntamiento de la ciudad ha informado a través de Telegram del ataque, producido desde el aire. Advertía además que los misiles habían originado un incendio en algunas áreas y que algunos de los misiles rusos han sido "derribados por la defensa aérea".

El concejal del ayuntamiento de Odesa, Petro Obukhov, ha condenado en sus redes sociales el ataque de las tropas rusas y ha asegurado que la ciudad no olvidará ni perdonará nada. "El enemigo llevó a cabo un ataque con misiles en Odesa. Uno de los objetivos era un depósito de combustible. No olvidaremos ni perdonaremos nada", ha asegurado.

La ciudad costera de Odesa ha sido un lugar de relativa calma durante la invasión rusa y un refugio para los ucranianos desplazados de las áreas que han visto los peores combates. Pero Odesa se ha estado preparando desde el inicio del conflicto para un ataque ruso durante semanas, con el centro de la ciudad lleno de barricadas antitanque para fortalecerse contra una invasión.

Rusia sigue bloqueando la costa ucraniana

El reabastecimiento de Ucrania por mar sigue siendo imposible, ya que las fuerzas navales rusas mantienen el bloqueo de la costa ucraniana en el Mar Negro y en el Mar de Azov.

Rusia aún conserva la capacidad de intentar un desembarco anfibio, pero esta es una operación con muchos riesgos, puesto que las fuerzas ucranianas han tenido tiempo para prepararse.

Las tropas rusas abandonan el norte de Kiev

Ucrania empieza a recuperar territorios perdidos en el norte de Kiev. En Bucha, una ciudad al noroeste de la capital, las tropas ucranianas habrían encontrado un rastro de vehículos totalmente destruidos y cadáveres abandonados que han ido dejando las tropas de Putin.

El alcalde de la ciudad, Anatoly Fedoruk, asegura que habrían enterrado en fosas comunes a 280 personas, ya que era imposible hacerlo en los cementerios de la localidad, al estar al alcance de los militares rusos.

"En algunas calles, se pueden ver entre 15 y 20 cuerpos en el suelo", pero "no puedo decir cuántos más hay en los patios, detrás de las vallas", ha asegurado. "Estas son las consecuencias de la ocupación rusa, de las acciones del enemigo", ha añadido.

En la zona también se han encontrado más cadáveres de soldados rusos, muertos en combate probablemente hace semanas y que ninguno de sus compañeros se molestó en llevarse o enterrar.