El retraso en la evacuación de civiles y rebeldes prevista en el este de Alepo (norte de Siria) se ha retrasado por diferencias entre las partes en conflicto, que libran ahora intensos combates en zonas en poder de los opositores.

El alto el fuego alcanzado para la salida de los combatientes y civiles ha saltado por los aires y se desconoce cuando se llevará a cabo la evacuación. Los autobuses que iban a transportar a los rebeldes y civiles evacuados se han retirado y están regresando a sus bases, ha dicho el director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, Rami Abderrahman.

El embajador ruso ante la ONU, Vitaly Churkin, anunció que el Ejército sirio había detenido sus operaciones en Alepo y que se había llegado a un pacto para la salida de combatientes opositores, pero el cese de hostilidades sólo ha durado unas horas.

Según el Observatorio, son las autoridades sirias las que impiden la aplicación del pacto forjado entre Rusia y Turquía para una evacuación por no haber sido consultadas, mientras que los opositores acusan a Irán, porque quiere incluir en el acuerdo algún punto referido a los cercanos pueblos de mayoría chií de Fua y Kefraya.

El motivo, según el Observatorio, es que entre los rebeldes hay unos 250 guerrilleros extranjeros que las autoridades sirias quieren detener e investigar, y el hecho de que el Ejército considere que no recibe nada a cambio en este pacto, ya que estaba a punto de tomar totalmente el área rebelde. Hasta ahora, los medios oficiales sirios mantienen el silencio sobre este tema, aunque ni siquiera confirmaron la existencia de un acuerdo para la evacuación.

El ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, expresó, por su parte, su confianza en que la situación en el oeste de Alepo se resuelva "en los próximos dos o tres días", periodo en el que los guerrilleros que quedan "cesarán la resistencia".

Desde Ankara, el ministro de exteriores turco, Mevlüt Çavusoglu, aseguró que en Alepo continúa el fuego cruzado y pidió a todas las partes que respeten la tregua acordada. "Está Rusia, está Irán, hay grupos apoyados por Irán y el régimen (en Alepo). Hay un acuerdo y cada parte debe respetarlo", dijo Çavusoglu, quien explicó que la evacuación de los civiles aún no ha comenzado debido a que continúa el fuego cruzado.