Los vecinos de Valverde de Burguillos, un pueblo de Badajoz menos de 300 habitantes, están muy contentas con los nuevos vecinos universitarios: "Ellos aquí dan vida al pueblo", cuenta una, "la juventud se va fuera y los pueblos se van perdiendo", añade otra. Así lo cuentan a los micrófonos de laSexta, que puedes ver en el vídeo. Aunque sea de manera temporal, al menos la población rejuvenece, se dinamiza y además recibe algo muy valioso a cambio: conocimiento.

Laura Amores y Chema Pérez son dos de los estudiantes que han pasado por este pueblo, uno más de tantos que han sufrido los efectos de la despoblación. No venían de muy lejos, pero sí de un entorno muy diferente. Son dos alumnos procedentes de la Universidad de Sevilla que se han desplazado allí unos meses para desarrollar sus proyectos finales de grado o de máster. Bueno, unos meses no siempre, porque Chema se ha quedado a vivir.

Como veterinario, llegó a Valverde para hacer un diagnóstico sobre posibilidades de desarrollo de la ganadería ecológica en la zona, explica a laSexta. Y su conclusión es clara: "Estamos en una zona magnífica para ello".

Chema llegó impulsado por el proyecto 'Pro-activa Valverde', una especie de Erasmus rural ideado por Rufino Acosta, un profesor de Antropología Social de la Universidad de Sevilla. Y extremeño. Este programa, ha llevado a cabo al menos 15 proyectos de investigación, así como de consultoría y dinamización en Valverde de Burguillos para hacer frente a la despoblación, tal y como recoge Acosta en la web de la universidad.

Y en ello está Laura Amores, una estudiante con la que hablamos en el doblado de Jacinta, entre ristras de embutidos en proceso de secado. Laura ha investigado sobre las costumbres alimenticias en el pueblo, sobre todo la matanza del cerdo y cómo ha evolucionado entre generaciones.

Secado de embutidos en el doblado de Jacinta

Para poder acoger a estos estudiantes, el Ayuntamiento ha transformado las antiguas escuelas del pueblo en una residencia. Una solución para que los estudiantes desarrollen su trabajo "con normalidad", explica su alcalde, Carlos Delgado, para quien los estudiantes también "ofrecen vida" a Valverde.

En busca de financiación europea

Entre Valverde y Sevilla solo hay 150 kilómetros, pero puede que pronto este intercambio se extienda a escala europea. Además de Extremadura, Euskadi y Aragón también están poniendo en marcha este proyecto que aspira a obtener fondos europeos. Una iniciativa en la que se está trabajando también desde el Parlamento Europeo para extender al programa de intercambio por excelencia de la Unión Europea (UE), el Erasmus.

"Estamos trabajando desde el Parlamento Europeo y desde la UE para que el programa Erasmus tenga una especial dedicación a las zonas despobladas", explica Marcos Ros, eurodiputado del grupo Socialistas & Demócratas (el nombre que recibe ahora el grupo parlamentario socialista).

España, primer país receptor de Erasmus

El programa de becas Erasmus ha permitido que miles de universitarios estudien y hagan prácticas en otros países de la UE desde 1987. Una oportunidad que cumple 35 años en este 2022 y sobre la que ahora se quiere además diversificar hacia zonas despobladas como Valverde.

En el curso 2019/2020, llegaron a España más de 40.000 estudiantes Erasmus, y salieron hacia otros países más de 48.000. España ocupa el primer puesto en recepción de estudiantes, y es el tercero en emisión. Además, España es el primer país Erasmus+ al que vienen más estudiantes de Formación Profesional para realizar un periodo de prácticas en empresas, según datos el Servicio Español para la Internacionalización de la Educación (SEPIE), la agencia española de este programa europeo adscrita al Ministerio de Universidades.

El vigente programa Erasmus+, que abarca el periodo 2021-2027, cuenta con un presupuesto de más de 28.000 millones de euros para toda la UE, casi el doble que su programa predecesor 20214-2020.

Los destinos favoritos de los erasmus españoles en 2021 fueron Italia (21,3 %), Reino Unido (10,2 %) y Francia (9,8 %), y las universidades que más personas enviaron fuera (tanto estudiantes como profesores) fueron la de Universidad de Granada (1983, la Universidad de Valencia (1672) y la Complutense de Madrid (1214).

Si sale adelante esta propuesta europea, muchos de esos estudiantes podrán elegir destinos rurales y contribuir a la revitalización de las zonas más despobladas. Y seguro que allí lo recibirán como un soplo de aire fresco. Al más puro estilo Berlanga: Universitarios Erasmus, os recibimos con alegría (en la España rural).