Responsables de la Unión Europea (UE) mantienen hoy una reunión telemática para tratar la emisión de la Tarjeta Verde, que prevé identificar de forma segura a los ciudadanos que estén vacunados para facilitar el turismo.

En esta reunión, que se celebrará de forma telemática, se tratarán los requisitos que debe recoger el documento. Así lo ha indicado la agencia de noticias austriaca APA, citando a la ministra de Turismo, Elisabeh Koestinger.

En este encuentro participarán representantes de Alemania, Dinamarca, Francia, Italia, España, Portugal, Grecia, Eslovenia, Croacia, Chipre, Malta y Bulgaria. Ellos tendrán que tratar las exigencias de este documento, que presenta muchas todavía muchas dudas.

¿Qué sabemos hasta ahora?

Este documento contendrá multitud de datos sobre la vacunación. Por ejemplo, si la persona en cuestión ha recibido la vacuna o no, el número de dosis que ha recibido y hasta el lote del fármaco que se ha empleado en su inmunización, entre otros datos. Asimismo, podrá recoger el número de pruebas diagnósticas que se ha realizado la persona y si ha pasado o no el coronavirus.

En este sentido, Bruselas ha insistido en que la propuesta respeta la protección de datos, la seguridad y la privacidad de los viajeros y en que no restringirá la libertad de movimientos. "El certificado verde digital tiene por objeto facilitar la libre circulación dentro de la UE y la flexibilización de las restricciones actuales, no restringir el derecho a la libre circulación y el derecho a viajar", señaló la Comisión Europea.

Es decir, los países miembros, de acuerdo con el texto, en ningún caso podrá discriminar a los viajantes que no se hayan vacunado. Y en caso de que alguno de ellos se niegue a someterse a la inyección, simplemente deberá pasar por las mismas pruebas que se demandaban hasta ahora para viajar.

Junto con eso, el texto legal establece que se deberán recoger como datos imprescindibles el nombre y apellidos de la persona vacunada, su fecha de nacimiento y la enfermedad para la que se ha inmunizado. Asimismo, el certificado deberá incluir la fecha y lugar de vacunación, así como la identificación del emisor.

Respecto al tipo de vacunas que recogerá el certificado, indican que "los Estados miembros deben expedir certificados de vacunación independientemente del tipo de vacuna contra la COVID-19". No obstante, esta obligación se limita a las vacunas que hayan recibido una autorización de comercialización a escala de la UE por la EMA. Es decir, está pensado para las vacunas de Pfizer, Moderna, AstraZeneca y Janssen.