Estos soldados bielorrusos se resisten al apoyo que ha dado su país al presidente de Rusia, Vladímir Putin. Tienen un objetivo claro: "Estamos listos. Estamos listos para matar unos cuantos rusos", dicen.

Son unidades independientes que han acudido a ayudar a Ucrania y se unen a hombres como Rizburn, que forma parte de la Legión Extranjera de Defensa Territorial de Ucrania. "Estamos esperando a que el mando militar hable con nosotros. Tengo habilidades con las que puedo ayudar a esta gente. Y si tengo que morir haciéndolo, que así sea", afirma el brigada irlandés.

"Esta es la movilización desde el punto de vista moral, ético e ideológico", explica a laSexta el codirector del Instituto de Estudios sobre Conflicto y Acción Humanitaria, Jesús Núñez.

A la resistencia contra las tropas rusas se han sumado desde extremistas hasta exmilitares de todo el mundo. Como Wali, el canadiense conocido como el mejor francotirador del mundo. "Quiero ayudarles porque básicamente quieren ser libres. Es así de sencillo", afirma. Se une a otros 600 voluntarios de su país, que ya tienen incluso su propia brigada.

Según el Gobierno de Ucrania, ya son más de 20.000 las personas, de más de 50 países, que han acudido voluntariamente ha luchar contra la invasión de Putin. "Esto le pone las cosas más difíciles a Putin", cree Núñez.

Putin los califica de mercenarios, aunque él tampoco los rechaza. "Si hay gente que quiere ayudar a la región del Donbás de forma voluntaria, no por dinero, habrá que ayudarles a llegar hasta aquí", dice.