La posibilidad de que cada estado de Estados Unidos tenga libertad para prohibir el aborto en su territorio ha centrado el debate público en las últimas semanas. Concretamente, desde que a principios de mayo se filtrase el borrador de una sentencia del Tribunal Supremo que, de confirmarse, retiraría la protección legal al aborto en Estados Unidos.

Pese a que esta no es todavía una decisión en firme -está previsto que la decisión final se conozca a finales de junio-, son muchas las multinacionales que se han pronunciado a favor de los derechos de las mujeres y se han comprometido a apoyar económicamente a sus empleadas en el caso de que quieran abortar y no puedan hacerlo en su estado.

Una de ellas es la mundialmente conocida cadena de cafeterías Starbucks, que ha anunciado que correrá con los costes de viaje en Estados Unidos de aquellas empleadas que quieran abortar, así como los de los trabajadores que se sometan a procedimientos de reasignación de género.

Así será cuando el centro más cercano que ofrezca esos servicios se encuentre a más de 160 kilómetros de distancia: "Independientemente de lo que decida el Tribunal Supremo, siempre nos aseguraremos de que nuestros socios (empleados) tengan acceso a una atención médica de calidad", ha defendido la vicepresidenta en funciones, Sara Kelly.

Otra de estas empresas es la compañía Levi Strauss & Co., tal y como ha informado en un comunicado. "Los líderes empresariales son responsables de proteger la salud y el bienestar de nuestros empleados, y eso incluye proteger los derechos reproductivos y el acceso al aborto", afirma la empresa, considerando que "el aborto ha sido un factor fundamental para los avances en el lugar de trabajo y las contribuciones que han hecho las mujeres en los últimos 50 años" y que restringirlo sería un "peligro para el progreso"..

También Microsoft "continuará haciendo todo lo que pueda bajo la ley para proteger los derechos de nuestras empleadas y apoyarlas" en el acceso a la atención médica crítica, incluyendo el aborto y la atención en afirmación de género, según han explicado en un comunicado. Este apoyo, dice, se ampliará para "incluir asistencia para gastos de viaje para estos y otros servicios médicos en los que el acceso a la atención está limitado en disponibilidad en la región geográfica de origen de un empleado".

La lista se completa con otras empresas como Lyft, Uber, Amazon -que cubrirá con hasta 4.000 dólares los gastos de estos viajes-, Apple, Tesla o Citigroup, que ven en la prohibición del aborto en algunos territorios un "ataque al acceso de las mujeres a la atención médica". En el caso de Lyft y Uber también se han comprometido a pagar los honorarios legales de cualquiera de sus conductores demandados en virtud de las leyes contra el aborto por ayudar a las mujeres a buscar el procedimiento.