Estados Unidos pone fin a su presencia en Afganistán tras 20 años. El Pentágono ha confirmado que desde el aeropuerto de Kabul, la capital, han partido dos aviones con los últimos soldados de las tropas estadounidenses, saliendo definitivamente así del país asiático.

Tenían hasta el 31 de agosto para hacerlo, según el plazo pactado con los talibanes que se han hecho con el control del país, y en las últimas semanas la administración Biden ha trabajado para evacuar a los estadounidenses allí presentes, así como a los afganos que ofrecieron su apoyo y su trabajo al gobierno.

El último soldado: la imagen de la marcha de EEUU

El general de División Chris Donahue, comandante de la 82ª División Aerotransportada del XVIII Cuerpo Aerotransportado del Ejército de EEUU, ha sido el último soldado en abandonar Afganistán. Tal y como ha detallado el Departamento de Asuntos Públicos del Mando Central de los Estados Unidos este martes, con su retirada se ha puesto fin al operativo.

Así, en el Aeropuerto Internacional Hamid Karzai de Kabul, el último bastión estadounidense en la capital, Donahue se ha montado en un avión de carga C-17. El Pentágono ha publicado en su cuenta de Twitter la instantánea, que fue compartida a las 15.29 horas de la costa este de EE.UU. Concretamente, el militar pertenece a una brigada de paracaidistas con sede en Fort Bragg (Carolina del Norte). También es conocida por su participación en la Primera y Segunda Guerra Mundial.

Imagen del general de División Chris Donahue, comandante del Cuerpo Aerotransportado del Ejército de EEUU

Ahora bien, no solo Estados Unidos ha invertido esfuerzos en la evacuación. Los países con presencia en Afganistán, como España, también han luchado por sacar a colaboradores y refugiados afganos en un clima de máxima tensión y peligro. Estas labores se precipitaron cuando el pasado 26 de agosto la filial afgana del Dáesh hacía estallar una bomba en las inmediaciones del aeródromo, acabando con la vida de casi 200 personas, entre ellos, 13 estadounidenses.

La alerta ante posibles ataques del grupo terrorista se ha mantenido hasta este mismo lunes, 30 de agosto, cuando finalmente Estados Unidos ha decidido replegarse de forma definitiva.

El presidente estadounidense, Joe Biden tiene previsto hablar "en los próximos días" sobre la retirada de Afganistán, aunque en un mensaje a la nación con motivo del atentado ya defendió la salida de las tropas del suelo afgano. "Era el momento de acabar con una guerra de 20 años", aseguró entonces, visiblemente afectado por lo sucedido.

Por su parte, La portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, ha cifrado en unos 120.000 el número de personas a las que Estados Unidos ha ayudado a evacuar de Afganistán, entre los que se incluyen 6.000 estadounidenses con sus familiares.

Del mismo modo, Psaki ha informado de que a partir del 1 de septiembre EE.UU. no tiene intención de disponer de una presencia diplomática permanente allí. No obstante, aclaró que Washington tendrá "los medios y mecanismos para tener diplomáticos sobre el terreno" con el fin de continuar la tramitación de los casos de afganos que quieran salir de Afganistán y dirigirse al país.

La ONU pide a los talibanes garantizar una "salida segura y ordenada"

El Consejo de Seguridad ha aprobado este lunes una resolución que pide a los talibanes garantizar una "salida segura y ordenada" de Afganistán, sin mencionar la "zona segura" propuesta por el presidente de Francia, Emmanuel Macron.

Del mismo modo, en el texto exige un "acceso pleno, seguro y sin obstáculos" para la asistencia humanitaria y pide no convertir a Afganistán en un refugio para los terroristas, así como que se respeten los derechos de las mujeres, los niños y las minorías.

El proyecto, presentado por Francia, Reino Unido, Estados Unidos e Irlanda, ha contado con 13 votos a favor y dos abstenciones -Rusia y de China-, y pide a los talibán que cumplan sus compromisos para que prosigan las evacuaciones más allá de la fecha límite del 31 de agosto.