España recibirá unos 140.000 millones de euros, 72.700 millones de transferencias directas, del fondo de recuperación económica que se ha aprobado en Europa tras cuatro jornadas de intensas negociaciones entre los Veintisiete.

Así lo ha anunciado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que ha valorado el pacto como "un gran acuerdo para Europa y para España" y ha explicado que el fondo de recuperación se debe sostener sobre tres pilares: transición digital, transición ecológica y educación y formación para los estudiantes y trabajadores.

De la cuantía que recibirá nuestro país en los próximos seis años, unos 59.000 millones de euros "irán destinados a los planes nacionales de reforma e inversiones para esa transición digital y verde inclusiva".

El líder del Ejecutivo también ha explicado en rueda de prensa que España obtendrá 12.400 millones del programa React UE, calificándolo de "fundamental para hacer frente a las consecuencias económicas y sociales de la crisis del COVID-19".

En cuanto a la política agrícola común, se va a recibir a través de las ayudas directas, el fondo rural y las medidas de mercado, 47.500 millones de euros. Una cuantía que, según el ministro de Agricultura, superará la cantidad del marco financiero del 2014 al 2020. "Las condiciones de contexto político han sido mucho más difíciles, pero hemos logrado el apoyo suficiente para afrontar estos retos", ha dicho Pedro Sánchez al respecto.

La cuantía que recibirá nuestro país en los próximos seis años, 140.000 millones de euros, el equivalente al 11% de nuestro PIB. Si los fondos de cohesión de mediados de los 90 supusieron unos 7.800 millones de euros, ha anotado Sánchez, el fondo aprobado hoy supone 72.700 millones para el mismo periodo.

Acuerdo tras el pulso entre los frugales y los países del sur

El acuerdo ha llegado tras cuatro jornadas intensas de negociaciones, que a punto estuvieron de romperse el domingo, entre los países frugales y los países del sur. Finalmente, la Unión Europea creará un fondo de 750.000 millones de euros , 390.000 en subvenciones y 360.000 en créditos, para relanzar las economías tras la crisis originada por la pandemia.

Un pacto de reconstrucción que estará financiado por una emisión de deuda conjunta por parte de la Comisión Europea y formará parte del presupuesto comunitario para el periodo 2021-2027.

El grupo de los frugales, Países Bajos, Dinamarca, Suecia, Austria y Finlandia, han reclamado durante toda la negociación un plan menos ambicioso, rebajando las ayudas directas de 400.000 millones de euros a 390.000.

Unas exigencias que llegaron a provocar que Angela Merkel y Emmanuel Macron amenazaran con levantarse de le mesa durante las conversaciones de este domingo. Pedro Sánchez, por su parte, instó a los países miembros a alcanzar un "acuerdo para los ciudadanos, los sectores productivos y los mercados financieros".

Si bien los países del norte no han logrado reducir la cuantía global del fondo europeo, sí han obligado al resto de socios a recortar la parte que se distribuirá a los países en forma de subvenciones a fondo perdido, que era otra de sus principales reivindicaciones.

Así las cosas, las transferencias se quedarán en 390.000 millones de euros, 110.000 millones menos que los que recogía la primera propuesta de Charles Michel. El resto del fondo, 360.000 millones de euros, llegará a los miembros en forma de préstamos que tendrán que devolver.