Ahora que los soldados rusos se han replegado, los medios de comunicación están pudiendo acceder a Bucha, una ciudad que ha quedado completamente arrasada tras el asedio de las tropas rusas. laSexta ha podido recorrer sus calles, junto con el enviado especial Alberto Sicilia, y grabar unas imágenes que reflejan el horror que vive el país con la invasión.

Cuerpos torturados, asesinados y dejados en las calles de la ciudad o semienterrados en fosas comunes, personas carbonizadas... Son algunas de las terribles escenas que prueban la destrucción.

Una destrucción que se observa ya desde la entrada a la ciudad, que ha quedado convertida en un cementerio de tanques y brindados rusos abandonados por las tropas en su retirada.

Como ha explicado el periodista en Al Rojo Vivio, al cementerio están llegando ahora todos los cuerpos sin vida que se encuentran en calles, sótanos y edificios calcinados. En una esquina se hace un primer reconocimiento antes de trasladarlos a la morgue, donde se realiza un segundo reconocimiento.

Muchos de estos cadáveres, explica, tienen marcas en el cuello de haber sido ahogados, están calcinados o presentan disparos en la cabeza.

Ninguno de los vecinos de la ciudad niega que los rusos hayan sido los responsables de estos ataques. Al contrario, explican que los soldados estaban muy nerviosos en los días previos a la retirada y fue entonces cuando cometieron las mayores atrocidades. Por fortuna, ahora, hace varios días que no se oyen las explosiones.