Donald Trump ha aceptado que su mandato en la Presidencia estadounidense ha llegado a su fin después de que la Cámara de Representantes haya ratificado la victoria de Joe Biden. En este sentido, ha prometido "una transición ordenada" después de que sus seguidores asaltaran el Capitolio esta madrugada. Un hecho inédito que se ha saldado con cuatro fallecidos y decenas de detenidos, según han informado fuentes policiales.

Así las cosas, el presidente saliente asegura que facilitará una "transición ordenada", a pesar de que insiste en su "desacuerdo con los resultados" de las elecciones del pasado 3 de noviembre, en las que Joe Biden se hizo con la victoria con 306 votos electorales a favor frente a los 232 de Trump.

En un comunicado enviado a través de las redes sociales de Dan Scavino, uno de sus asesores de comunicación, el candidato republicano ha señalado que "esto representa el fin del mejor primer mandato en la historia presidencial, solo es el comienzo de nuestra lucha para hacer a Estados Unidos grande de nuevo", haciendo referencia a su lema electoral.

"A pesar de que estoy totalmente en desacuerdo con el resultado de las elecciones, y los hechos están de mi lado, sin embargo, habrá una transición ordenada el 20 de enero. Siempre he dicho que continuaríamos nuestra lucha para asegurar que solo se contaban los votos legales", ha añadido.

 

Este reconocimiento ha llegado tan solo unos minutos después de que el Congreso de Estados Unidos ratificara la victoria del presidente electo, Joe Biden, en un gesto normalmente ceremonial que derivó en uno de los días más oscuros de la historia del país.

Y es que la sesión quedó interrumpida por el extraordinario asalto al Capitolio de los seguidores del presidente Donald Trump, un asedio que duró casi cuatro horas y se ha saldado con cuatro muertos, 14 policías heridos y al menos 52 detenidos.

Unas dos horas después de que las autoridades consiguieran despejar el Capitolio y sus inmediaciones, ambas cámaras del Congreso volvieron a reunirse para seguir con el proceso de ratificación del resultado de las elecciones, que ya quedó confirmado en diciembre por el órgano competente, el Colegio Electoral.

Cadena de dimisiones entre altos cargos de la Casa Blanca

El consejero adjunto de seguridad nacional de la Casa Blanca, Matt Pottinger, ha dimitido tras el comportamiento del presidente Donald Trump ante los disturbios que se han producido la noche del miércoles y la madrugada del jueves en el Capitolio, asaltado por seguidores del mandatario, informa la CNN.

La cadena estadounidense cita fuentes cercanas a Pottinger para confirmar esta dimisión, que no es la única que se ha producido en las últimas horas entre los altos cargos del gabinete de Trump.

La CNN también había informado el miércoles de que varios de los principales asesores del presidente, incluido el asesor de seguridad nacional Robert O'Brien y el subjefe de gabinete Chris Liddell, estaban considerando renunciar.

Por otra parte, Stephanie Grisham, exdirectora de comunicaciones de la Casa Blanca, y secretaria de prensa y actual jefa de gabinete de la primera dama, Melania Trump, presentó su renuncia en la tarde del miércoles, a raíz de las violentas protestas, según explicó un funcionario de la Casa Blanca a CNN.

Este medio confirmó igualmente la renuncia con efecto inmediato de la secretaria social de la Casa Blanca, Anna Cristina "Rickie" Niceta. Grisham y Niceta se encontraban entre los funcionarios de la administración Trump con más años de servicio.