Numerosos congresistas han pedido la destitución inmediata de Donald Trump tras el asalto al Capitolio por parte de seguidores del presidente de Estados Unidos. Acusan a Trump de haber alentado esta invasión por la fuerza de la sede de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, que se ha saldado con cuatro muertos y decenas de detenidos. La principal vía propuesta sería la aplicación de la enmienda 25 de la Constitución.

Esta enmienda, vigente desde febrero de 1967, abarca la inhabilitación del Presidente de los Estados Unidos, así como el proceso de sucesión también en caso de fallecimiento o dimisión. Aunque se había debatido anteriormente, fue el asesinato del presidente Kennedy en 1963 el que propició esta modificación de la Constitución.

La enmienda 25 tiene cuatro secciones, y es la cuarta la que están invocando quienes piden apartar lo antes posible a Donald Trump del poder, que le acusan de haber instigado estos actos violentos con sus mensajes constantes sobre un posible fraude electoral, sospecha que ya no apoya ni buena parte de los políticos republicanos.

La sección cuarta abarca la posibilidad de apartar a un presidente por su incapacidad de cumplir "con los poderes y deberes de su cargo", y cuando este, además, se niegue a echarse a un lado.

Pero el procedimiento no es tan sencillo de acometer: la iniciativa debe partir del vicepresidente, de la mayoría del Gabinete o de algún otro organismo que el Congreso pueda designar, quienes estimen (mediante un escrito) que el presidente no está capacitado para seguir en el cargo.

Si el presidente no lo acepta, hará falta que dos tercios de la Cámara de Representantes y del Senado voten a favor de la destitución de Trump y, por tanto, de que el vicepresidente Pence se convierta en presidente.

Si cae Trump, ¿qué pasaría después?

La enmienda prevé que en caso de fallecimiento, dimisión o destitución del presidente, el vicepresidente toma el poder, por lo que, en caso de prosperar, Mike Pence se convertiría en presidente de los Estados Unidos, aunque solo hasta el próximo 20 de enero, cuando Joe Biden asumirá oficialmente la presidencia.

Además, el nuevo presidente tendría que nombrar un vicepresidente, que deberá ser aprobado por mayoría tanto por la Cámara de Representantes como por el Senado.

Una de las primeras Congresistas en pedir la aplicación de la enmienda 25 fue Angie Craig, representante por Minnesotta, quien pidió públicamente que el presidente "no debería cumplir un día más en el cargo", y animaba "a los miembros de su gabinete a que invoquen la 25ª Enmienda y lo destituyan".

 

Con ella, llegaron peticiones similares de otros congresistas. También se han sumado personalidades famosas como el músico y cantante Stevie Wonder, quien ha estimado "obvio" emprender la destitución de Trump y ha mostrado su "tristeza" por la situación.

 

No obstante, parece que después de estos graves hechos, y tras unas primeras intervenciones incendiarias, el presidente Trump ha terminado reculando y ha aceptado en un comunicado que su mandato "ha acabado", y promete una "transición ordenada".

Lo ha hecho justo después de que el Congreso haya ratificado finalmente la victoria de Joe Biden, acto que había sido interrumpido tras el asalto de los simpatizantes de Trump. Habrá que esperar a ver si los Congresistas admiten dicha transición o precipitan con la mencionada herramienta legal el adiós definitivo de Trump a la Casa Blanca.