Sin un resultado definitivo después de la jornada electoral, grupos de activistas han llamado a movilizaciones en distintas ciudades de Estados Unidos para alzar su voz en defensa del voto.

La tensión que rodea la delicada asignación de delegados en el Colegio Electoral, el órgano conformado por 538 compromisarios que define el ganador de las contiendas presidenciales en el país, se ha trasladado a las calles bajo una consigna: "Count every vote" ("Cuenten cada voto").

Después de que Trump se autodeclarara ganador de las elecciones antes de saberse los resultados definitivos y denunciara un "fraude" electoral sin aportar pruebas, se han desencadenado protestas en las principales ciudades del país.

Uno de esos escenarios ha sido Nueva York, donde han sido detenidas 20 de personas durante las manifestaciones en el barrio de Manhattan. Cientos de ciudadanos han mostrado su rechazo hacia la administración Trump y han pedido el recuento de todos los votos de las elecciones.

La Policía de Nueva York ha señalado que los detenidos "intentaron apropiarse de una protesta pacífica encendiendo fuegos, lanzando basura y huevos en Manhattan". Los manifestantes han recorrido las calles aledañas al parque Washington Square Park, en la zona suroeste de la Gran Manzana, al grito de "No Trump, No KKK (Ku Klux Klan), No Facist USA" cuando los agentes, montados sobre bicicletas, han arrestado a varios de ellos por estar ocupando la calzada.

Se han vivido además momentos tensos cuando otros manifestantes han quemado varias bolsas de basura amontonadas en las calles, que los bomberos han acudido a apagar rápidamente. A este respecto, la Policía ha colgado varias fotos de basura ardiendo y destacado que ese tipo de vandalismo "pone a otros en peligro y no será tolerado".

 

La tensión también ha sido patente en Mineápolis, donde varias personas han sido arrestadas durante una manifestación. Los manifestantes, según la cadena CBS Local Minnesota, han marchado desde dos ubicaciones diferentes, la Cedar Avenue y el Centro del Gobierno del condado de Hennepin, con varias reivindicaciones.

A principios de esta semana los organizadores de las protestas anunciaron que iban a manifestarse independientemente de quién ganara los comicios presidenciales y que iban a emplear lemas como "No permitan que Trump robe las elecciones" y "Una victoria de Biden no dará la libertad que demandamos".

Las protestas también han llegado a Philadelphia, donde la protesta 'Count every vote' ha marchado por la ciudad del estado de Pensilvania y ha convergido con otra protesta de 'Black Lives Matter'.

Manifestantes pro Trump piden parar el recuento en Arizona

La tensión se ha apoderado de las calles de Arizona, en concreto en el condado de Maricopa. Este estado tiene en su mano el futuro de los estadounidenses para los próximos cuatro años y la balanza parece que finalmente se decantará por Joe Biden. Si este ganara aquí y en Nevada, se convertiría en el próximo inquilino de la Casa Blanca.

Este hecho ha provocado que decenas de seguidores de Donald Trump se estén concentrando frente al Departamento de Elecciones de Maricopa y frente al Capitolio de Arizona, en Phoenix. Algunos de los presentes llevan armas. Si bien, en este estado portar armas no es ilegal.

Según explica Kyung Lah, periodista de CNN, la Policía les está impidiendo acceder a los edificios donde se están haciendo los recuentos de votos. Mientras, cada vez llegan al lugar más seguidores del candidato republicano, que gritan consignas en su favor y en contra de la desinformación.