En una entrevista con Jimmy Fallon el 23 de octubre, el senador demócrata Bernie Sanders anticipó lo que a día de hoy está ocurriendo tras la jornada electoral en Estados Unidos. Los resultados completos de las elecciones no se conocerán hasta pasados unos días, cuando concluyan los recuentos de los votos en todos los estados, aunque Donald ya se ha proclamado vencedor cuando aun no se han contado los votos de tres estados decisivos.

Sanders no solo vaticinó que esto ocurriría sino que incluso llegó a dar en el clavo con los tres estados que están en duda y que dependen del voto por correo: Michigan, Wisconsin y Pensilvania.

Cuando Fallon le preguntó entonces en el 'The Tonight Show' por la posibilidad de que el recuento de papeletas se demorase durante unos días, Sanders advirtió que habría que "contar cada voto" y explicó por qué en estas elecciones era probable que el recuento de votos tardase más. Apuntaba además a que estados como Pensilvania, Michigan, Wisconsin, entre otros, recibirían una gran cantidad de votos por correo que suelen ser mayoritariamente demócrata. Pero los primeros votos en escrutarse son los que se hacen de manera presencial durante el 3 de noviembre, que por el contrario son en su mayoría republicanos.

 

"Este es mi miedo", confesaba Sanders. "Podría ocurrir que a las diez de la noche electoral Trump esté ganando en Michigan, en Pensilvania y en Wisconsin, y salga por televisión diciendo: 'Gracias, americanos, por reelegirme. Esto es todo. Pasen un buen día'. Pero en los días siguientes se empezará a contar el voto por correo y saldrá que Biden ha ganado esos estados".

En ese momento, explicaba el senador, Trump dirá: "¿Lo veis? Os dije que todo era fraudulento. Os dije que todos esos votos por correo estaban amañados (...). No vamos a dejar el Gobierno". Y precisamente un escenario similar es el que se ha dado cuando Trump ha autoproclamado su victoria y ha anunciado que recurrirá al Tribunal Supremo para denunciar "un gran fraude" que, según él, se comete al continuar contando los votos por correo que faltan en estados decisivos para ambos candidatos.