Calcando la escenografía de la boda de Harry y Meghan, con casi la misma pompa que ellos, y casi cinco meses después, se ha casado la princesa de York, Eugenia Victoria. Con ella, su abuela, la reina Isabel, que hasta le ha prestado una de sus joyas favoritas.

Sin embargo, el gran protagonista que se ha colado sin invitación ha sido el fuerte viento que ha puesto en jaque a algún paje y los modelitos de casi todos y todas.

Un vendaval que ha arrancado tocados, pero también muchas sonrisas de los 850 invitados. Entre ellos, un buen puñado de 'celebrities' noventeras: cantantes, actrices o modelos.

Mucho ha llamado la atención el 'duelo de estilismos' de las duquesas Meghan y Kate. Ambas han querido repetir diseñador: el de sus respectivas bodas.

La gran ausente ha sido Camila, que estaba de viaje oficial en Escocia y lo más criticado ha sido el alto coste de la ceremonia y la seguridad, tratándose de 'realeza menor'.