La parálisis parcial de la Administración estadounidense que afecta a unos 800.000 empleados públicos cumple un mes sin ningún acuerdo sobre la mesa.

El presidente estadounidense, Donald Trump, planteó una nueva alternativa para acabar con casi un mes de cierre parcial de la Administración federal que incluye tres años de financiación para los 'dreamers' a través del programa de Acción Diferida para los Llegados durante la Infancia (DACA) y los 5.700 millones de dólares para instalar un muro de acero en la frontera con México.

"Sencillamente las dos partes de Washington tienen que unirse, que escucharse, que ponerse su armadura, construir confianza, superar el aislamiento y encontrar soluciones", afirmó Trump en un discurso televisado.

El mandatario ha subrayado que su objetivo es "romper el bloqueo" que paraliza parcialmente la Administración federal y ha dejado a 800.000 trabajadores federales sin sueldo.

En su intervención, Trump intentó presionar a los demócratas para que apoyen su propuesta y vuelvan a la mesa de negociación evocando de nuevo la "crisis" en la frontera.

"Hay una crisis humanitaria y de seguridad en nuestra frontera sur que requiere de una acción urgente. La inmigración ilegal reduce los salarios y lastra los servicios públicos. La falta de control fronterizo es una puerta, una puerta muy ancha y abierta a Estados Unidos para criminales y pandilleros", apuntó.