Este año la cumbre del G-20 reúne a los principales líderes políticos en Buenos Aires, Argentina. No obstante,en esta ocasión ha tenido un invitado muy peculiar: 'Baby Trump'.

En señal de protesta por la visita de Donald Trump y contra el encuentro internacional, el muñeco hinchable que comenzó a seguir al presidente en julio pasado en Inglaterra, ha llegado a las puertas del Congreso argentino para quedarse hasta el final de la convención.

 

Pero no ha estado solo. Decenas de personas se han manifestado en la plaza frente al Congreso, han colocado carpas y durante varios día estarán realizando debates y discusiones en torno a la "resistencia al neoliberalismo y las luchas de los pueblos".

Pese a que hay seis 'Baby Trumps' por todo el mundo y el argentino es uno de ellos, su dueño, el activista Rob Kennedy, ha volado con él desde Nueva York para traerlo.

Hace unos meses, varios activistas estadounidenses entre los que se encuentra Kennedy, vieron el éxito del 'Baby Trump' original en Londres e iniciaron gestiones para llevarlo también a Estados Unidos.

A través crowdfunding vía Internet consiguieron los fondos para comprar un ejemplar, pero fue tanto el aporte de usuarios anónimos que finalmente compraron seis, que van girando de ciudad en ciudad tras los pasos del Trump real.