Las explícitas imágenes muestran cómo un tanque blindado del Kremlin hace estallar un coche de civiles, que queda completamente destrozado tras el ataque. En él viajaban, según el gobierno ucraniano, dos ancianos ucranianos que han muerto en el acto.

Los efectos de este ataque, que ocurrieron el 28 de febrero, son demoledores e instantáneos. Como muestra otro vídeo puede verse que el vehículo quedó prácticamente calcinado, así como los ocupantes y todo lo que había en su interior.

El vídeo ha sido difundido este martes por las fuerzas armadas de Ucrania y es uno de los muchos ejemplos de ataques rusos contra civiles. Durante estos días hemos podido ver las devastadoras imágenes que dejan las ofensivas del Ejército ruso, como el ataque a un autobús en Irpín o el asesinato de una familia de cuatro miembros cuando trataban de huir por un corredor humanitario.