El ejército brasileño va a tener que dar muchas explicaciones para justificar unos extraños gastos que está desvelando un diputado de la oposición. El último descubrimiento ha sido la compra de 60 prótesis de pene por un valor de 3,5 millones de reales (unos 744.680 dólares) en una revisión de documentos oficiales sobre el manejo de los presupuestos militares.

Lo ha denunciado este martes el diputado del Partido Socialista Brasileño (PSB) Elías Vaz un día después de haber encontrado la adquisición de 35.000 comprimidos de viagra, el medicamento contra la disfunción eréctil, que se repartieron en las Fuerzas Armadas. Vaz ha pedido al presidente Jair Bolsonaro que explique todos estos gastos

El congresista ha comentado este descubrimiento en sus redes sociales: "¿Sabe cuánto cuesta cada una? Entre 50.000 y 60.000 reales (entre unos 10.640 y 12.765 dólares). Y es usted (contribuyente) el que está pagando esa cuenta", agregó el diputado.

De 10 a 25 centímetros

Según los documentos descubiertos por Vaz y por el senador Jorge Kakuru, el Ejército brasileño gastó 3,5 millones de reales en tres diferentes licitaciones realizadas en 2021 para comprar 60 prótesis peneanas de silicona con extensiones que varían desde 10 hasta 25 centímetros.

Las prótesis indicadas para casos de disfunción eréctil fueron entregadas a hospitales del Ejército en los estado de Sao Paulo y Mato Grosso do Sul. La información está disponible en el Portal de Transparencia del propio Gobierno y en el Panel de Precios del Gobierno Federal. La única explicación que ha dado el Ejército al respecto es que tan sólo adquirieron tres unidades el año pasado destinadas a "cirugías de beneficiarios del Fondo de Salud del Ejército".

Sobre las compras de viagra, el Ministerio de Defensa ha argumentado que aclaró que se adquirieron para tratar en los hospitales militares casos de hipertensión arterial pulmonar, por el principio activo que contiene.

Los especialistas, sin embargo, aclararon que las Fuerzas Armadas compraron comprimidos con entre 25 y 50 miligramos de sildnafila, que son indicados para tratar la disfunción eréctil, y no los de 20 milímetros, usados para tratar la hipertensión arterial pulmonar. Además, esa es una enfermedad poco común y que afecta principalmente mujeres.

Vaz ha solicitado una investigación del asunto, tanto parlamentaria como judicial.

Las denuncias sobre las cuestionadas compras de las Fuerzas Armadas se han convertido en motivos de numerosos memes sobre la supuesta impotencia de los militares brasileños que circulan de forma vírica en las redes sociales en Brasil.